Singapur ejecuta a una mujer por narcotráfico, la primera en dos décadas

Imagen de archivo del distrito financiero de Singapur
Imagen de archivo del distrito financiero de Singapur Derechos de autor Vincent Thian/Copyright 2019 The AP. All rights reserved
Por euronews con EFE
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

La mujer fue ajusticiada por traficar con alrededor de 30 gramos de heroína, en medio de un repunte de las ejecuciones vinculados al narcotráfico en la ciudad-Estado asiática.

PUBLICIDAD

Singapur ejecutó este viernes a una ciudadana de la isla por traficar con alrededor de 30 gramos de heroína, la primera mujer en ser ejecutada en casi dos décadas, en medio de un nuevo repunte de los ajusticiamientos vinculados a delitos de drogas en la ciudad-Estado asiática.

Saridewi Djamani, singapurense de 45 años, fue ejecutada este viernes, tras ser condenada a la pena capital en julio de 2018, según confirmó hoy en un comunicado la Oficina de Narcóticos de Singapur (CNB, por sus siglas en inglés).

De acuerdo con la ONG Transformative Justice Collective (TJC), se trata de la primera mujer ejecutada en el país del Sudeste Asiático desde 2004 y la cuarta persona enviada al patíbulo en lo que va de año, en todos los casos por delitos de narcotráfico.

La pequeña nación, uno de los países con las leyes antidrogas más draconianas del mundo, ha impulsado las ejecuciones recientemente: este miércoles un hombre de 56 años, también oriundo de la ciudad-Estado asiática, fue ahorcado por traficar con alrededor de 50 gramos de heroína, y TJC informó el jueves de otra ejecución programada para el 3 de agosto.

En total, la isla ha ejecutado a cuatro presos desde abril, según cálculos de las oenegé, y a 15 desde marzo de 2022.

La CNB añadió hoy en el comunicado que la corte suprema de Singapur rechazó una apelación de los abogados de Saridewi el 6 de octubre del pasado año, y que el proceso cumplió los requerimientos legales.

Según TFJ, era una de las dos mujeres que permanecían en el corredor de la muerte de Singapur, y la primera en ser ejecutada desde la peluquera Yen May Woen en 2004, también por delitos de drogas.

La primera ejecución del año, en abril, despertó críticas especialmente por tratarse de un intento de tráfico de marihuana -cuyo consumo es legal en países vecino como Tailandia- y las dudas acerca del proceso judicial, pues el ejecutado y su entorno afirmaban que éste nunca había visto ni tocado la droga.

La ONU pidió sin éxito a Singapur detener la ejecución.

La próspera nación, con uno de los PIB per cápita más altos del planeta, contempla la pena de muerte para un mínimo de 500 gramos de tráfico de marihuana y 15 gramos de heroína y emplea la horca como método de ejecución, en procedimientos altamente opacos.

Tras un parón de las ejecuciones durante dos años por la pandemia de covid-19, Singapur batió récords el año pasado ahorcando en pocos meses a once presos, incluyendo un traficante de heroína con discapacidad intelectual.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Los vecinos de Copenhague desmantelan el mercado de droga de Christiania

Tres heridos en un tiroteo posiblemente relacionado con bandas de narcotraficantes en Bruselas

Europa, la nueva obsesión de los narcotraficantes