This content is not available in your region

Ucrania espera poder acoger el próximo certamen de Eurovisión en una "Mariúpol libre y reconstruida"

euronews_icons_loading
La Kalush Orchestra de Ucrania posa con el trofeo tras ganar la Gran Final del Festival de Eurovisión, en Turín, Italia, el domingo 15 de mayo de 2022.
La Kalush Orchestra de Ucrania posa con el trofeo tras ganar la Gran Final del Festival de Eurovisión, en Turín, Italia, el domingo 15 de mayo de 2022.   -   Derechos de autor  Luca Bruno/Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved
Por Lucia Riera Bosqued

La solidaridad y la política se impusieron a la música en el festival de Eurovisión. Ucrania se hizo con el codiciado micrófono de cristal, que no es el único premio por la victoria. También se llevan el regalo, a veces envenenado, de acoger la gala de la próxima edición. Y Ucrania confía en poder hacerlo en una "Mariúpol libre, pacífica y reconstruida", según ha dicho el propio presidente Volodímir Zelenski, quien ha celebrado que "el valor de Ucrania impresiona al mundo".

"¡Nuestro valor impresiona al mundo, nuestra música conquista Europa!

El año que viene Ucrania acogerá Eurovisión por tercera vez en su historia. Y creo que no será la última. Haremos todo lo posible para acoger un día a los participantes e invitados de Eurovisión en la Mariupol ucraniana. Libre, pacífica, reconstruida.

¡Gracias por haber ganado la Kalush Orchestra y a todos los que nos han votado! Estoy seguro de que nuestro acorde victorioso en la batalla con el enemigo no está lejos", dice el comunicado de Zelenski.

A los ucranianos presentes en Turín les costaba describir el orgulo por su patria. "Estoy orgullosa de mi país. Estoy orgullosa de la Kalush Orchestra, que recuerda al mundo entero y a Europa que tenemos que recordar a las personas que están muriendo ahora mismo. Pero estoy emocionada, no puedo ni describir lo orgullosa que estoy de la victoria", dice una joven. 

Otro asistente cree que "es abrumadoramente más importante que cualquier otra declaración nacional". "Nuestro corazón está en Ucrania".

Esta es la tercera victoria de Ucrania en el mayor festival de música en Europa tras las ediciones de 2004 y 2016, dos años después de la anexión de la península ucraniana de Crimea por parte de Rusia.

Desde la destruida Ucrania, la noticia se ha acogido con orgullo y esperanza. "Cada pequeña victoria es importante para los ucranianos, para nuestra Ucrania, para cada uno de nosotros". "Creo que el próximo encuentro debería celebrarse en Mariupol o Crimea", dicen algunos ciudadanos desde Kiev.

Esa es la esperanza de sus compañeros de podio Reino Unido y España. Aunque la Radio Televisión Pública Española (RTVE) se ha ofrecido a organizar el certamen de 2023 si Ucrania no pudiera hacerlo.