This content is not available in your region

Nuevas formas de concienciar sobre los océanos y crear oportunidades de trabajo

Nuevas formas de concienciar sobre los océanos y crear oportunidades de trabajo
Derechos de autor  Thierry Winn/Euronews
Por Denis Loctier  & Euronews

Millones de personas a las que les apasiona la playa, visitan Malta cada año. Pero este variado grupo de buceadores está aquí, para algo más que para divertirse. Participan en un recorrido gratuito con dos guías del Acuario Nacional de Malta, recibiendo instrucción sobre algunos aspectos sencillos de la vida marina local, y su importancia para los seres humanos.

"Hoy celebramos el Día de la Costa Mediterránea; nuestro hermoso mar Mediterráneo. Vamos a realizar una sesión de buceo, guiada", declara Thais Amaral, responsable de Educación del Acuario Nacional de Malta.

¡Añadir un poco de educación al buceo con gafas, tubo y aletas, lo hace más divertido!

"Personalmente, me gusta bastante este lugar. Hay algunas zonas de posidonia oceánica, que es el nombre científico de una especie conocida como ‘hierba de Neptuno’. Se las conoce como los ‘pulmones del Mediterráneo’. Producen mucho oxígeno. Son el hábitat natural de muchas especies. Y no solamente eso, sino que, además, evitan la erosión", añade Thais Amaral.

"Era la primera vez que realizaba una sesión de buceo, guiada. Así que, pude descubrir algunos aspectos de lo que realmente estaba viendo, en lugar de salir a ver los peces, únicamente", afirma una de las turistas que ha tomado parte en la sesión de buceo guiada.

"Me parece que es la manera perfecta de educar a la gente. Creo que los niños lo disfrutan, la gente de mi edad lo disfruta... incluso había algunas personas que son un poco mayores que yo, y me parece un evento inclusivo. ¡Pulgares arriba!", explica otro de los participantes en la sesión de buceo.

"También recogimos algo de basura: algunos anzuelos, algunas bolsas de plástico... Con esto también logramos enviar este mensaje a la gente: si vemos basura por ahí, nos la llevamos", señala Daniel de Castro, conservador del Acuario Nacional de Malta.

Estas acciones señalan un problema fundamental: los ciudadanos no parecen saber lo suficiente sobre el océano como para preocuparse por ayudarlo.

Según Alan Deidun, embajador de los océanos para Malta, la mayoría de la gente está alejada emocionalmente de los temas marinos. Pero, acciones atractivas como las campañas de ‘ciencia ciudadana’ pueden ayudar a acortar esa distancia.

"Como sabemos, Europa tiene una estrategia de ‘crecimiento azul’ que necesita generar más actividad económica a partir del mar. Pero, debemos asegurarnos de que se hace de forma sostenible. Una forma de hacerlo es tener más conocimientos sobre los océanos, no solamente en lo que respecta al ciudadano de a pie, sino también a los responsables políticos, porque se sorprendería de que algunos de ellos cuenten con tan poca información sobre los océanos", indica Alan Deidun, embajador de los Océanos de Malta.

Reforzar los conocimientos sobre los océanos es el objetivo de la Coalición Europea de los Océanos (EU4Ocean), apoyada por la UE.

El organismo conecta a diversas organizaciones, proyectos y personas que buscan nuevas formas de sensibilizar a los ciudadanos, desarrollar programas educativos y situar la educación referente al océano en un lugar destacado de la agenda política y en el centro del debate público.

"La lección clave es involucrar a la gente, hacer entender a las personas, desde el principio, lo que significa el océano para nuestro sustento y nuestro futuro", declara Aaron Farrugia, ministro de Medio Ambiente y del Cambio Climático y Planificación de Malta.

"¿Cómo es posible que no estemos lo suficientemente informados y comprometidos con el mayor activo del planeta, del cual todos dependemos? Ya se trate de niños, estudiantes, gente relacionada con los medios de comunicación, políticos, legisladores… ¡todos!", afirma Karmenu Vella, excomisario de Medio Ambiente, Asuntos Marítimos y Pesca de la Unión Europea.

Los festivales locales, como los Días de la Costa, son una forma de atraer al público; especialmente a los niños, que se alegran de aprender cosas, como las cadenas alimentarias marinas, mientras juegan. A escala europea, EU4Ocean fomenta la educación oceánica en las escuelas, apoya proyectos juveniles y compromete al público, en general, con la campaña #MakeEUBlue.

Las exposiciones temáticas en museos, centros de arte y acuarios también pueden desempeñar un papel importante.

"No hay nada en el mundo que, realmente, descomponga el plástico. Lo que ocurre es que se desintegra, y se forman unas partículas diminutas, que son los microplásticos. Las redes de pesca, al estar hechas de plástico, permanecen ahí para siempre. Seguirán pescando, de manera indefinida", señala Thais Amaral, responsable de Educación del Acuario Nacional de Malta.

"El mar se encuentra en una situación problemática. Y, por desgracia, la gente no es consciente. Precisamente, uno de los principales mensajes que, en mi opinión, deberían difundir los acuarios, los zoológicos en general, es la educación oceánica. Puedes observar toda su belleza, puedes ver lo impresionantes que son todos estos animales. Pero, al mismo tiempo, hay algo que tenemos que hacer al respecto; especialmente, para las generaciones más jóvenes. Puede que te guste, y que te parezca maravilloso. Pero, si no luchas por ello, todo se acabará muy, muy pronto", añade Thais Amaral.

Viajamos ahora a Den Helder, en los Países Bajos, donde una empresa social pionera abre camino para que los jóvenes motivados se embarquen en una carrera marítima: la oportunidad de obtener un año completo de experiencia en navegación, ¡mientras se ganan un sueldo!

El Servicio de Guardiamarina fue fundado en 2016 por el conservacionista holandés Wietse Van Der Werf.

"Realmente, uno de los desafíos a los que la industria marítima se enfrenta es al hecho de atraer a los jóvenes, al talento joven. ¿Cómo podemos estimular y motivar a los jóvenes para que elijan una carrera marítima? Una de las formas es que empiecen como guardiamarinas", declara Wietse Van Der Werf, fundador y director general del Servicio de Guardiamarina.

Todos ellos menores de 30 años, los guardiamarinas pasan aproximadamente la mitad de cada mes a bordo de su barco. A lo largo de un año, aprenden la teoría, desde la cartografía marina hasta las técnicas de navegación y el funcionamiento del motor, mientras trabajan en tareas medioambientales en el mar.

"Trabajan en este barco que ven detrás de mí, que es un velero especial, por lo que es una forma de operar muy limpia y sin emisiones. Realizan todo tipo de tareas relacionadas con la investigación, la gestión y la recuperación de la naturaleza en el mar", declara Wietse van der Werf, fundador y director general del Servicio de Guardiamarina.

Muchos de los nuevos aspirantes a guardiamarinas no tienen experiencia en navegación. Son ayudados por sus compañeros más experimentados y asesorados por los avezados capitanes de barco.

"Todo empezó con mi amor por el océano. Me encanta el buceo. Empecé a trabajar como socorrista, y mi amigo me habló del Servicio de Guardiamarina, y me convenció. El equipo es realmente especial. En cierto modo, sientes como si se tratara de una familia. Estoy aprendiendo mucho, porque la navegación era completamente nueva para mí", afirma la guardiamarina, Nina Hubers.

Con unas pocas plazas disponibles cada año, convertirse en un guardiamarina es, literalmente, un reto.

Los candidatos que deciden intentarlo, pasan por un campamento de entrenamiento, dirigido por veteranos militares y centrado en la creación de espíritu de equipo, el desarrollo personal y las técnicas de supervivencia.

"Teníamos que construir un puente, y todos teníamos que pasar por encima... A mí, me parecía realmente imposible. Pero, en realidad, con el plan adecuado, con el trabajo en equipo adecuado, con el esfuerzo adecuado, al final... ¡salió bien!", señala la guardiamarina, Sophie Hankinson.

Los guardiamarinas prestan servicios marinos remunerados para organismos estatales holandeses. Así, inspeccionan zonas protegidas o toman muestras de agua para ayudar a controlar la salud del mar.

La empresa ha creado su modelo de negocio para que sea sostenible, reduciendo el desempleo juvenil y ayudando, al mismo tiempo, al medio ambiente. Tiene previsto crecer a nivel internacional con un modelo de franquicia, con el objetivo de formar a 20 000 jóvenes para que trabajen en el sector marítimo de aquí a 2040.

"Gente de varios países, sobre todo de Francia, España y Grecia, en torno al Mediterráneo, pero también de Estonia, Finlandia y Polonia, en torno al mar Báltico, están diciendo: ¡Mira! Hay un modelo que puede marcar la diferencia, tener una repercusión aquí. Así que, ahora nos encontramos en una fase de conversaciones avanzadas con varias de estas personas para ver si podemos implementar el modelo allí", explica Wietse van der Werf, fundador y director general del Servicio de Guardiamarina.

El océano se enfrenta a retos cada vez mayores, desde la contaminación hasta la sobreexplotación de los recursos, y el cambio climático. Pero la esperanza consiste en que cuantas más personas conozcan estos problemas, más tomarán cartas en el asunto, para ayudar a cambiar la situación.