EventsEventosPodcasts
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

El mamífero marino más raro del mundo se acerca a la extinción

In this photo courtesy of the Sea Shepherd Conservation Society, a vaquita marina swims in the Biosphere Reserve of the Upper Gulf of California and Colorado River Delta.
In this photo courtesy of the Sea Shepherd Conservation Society, a vaquita marina swims in the Biosphere Reserve of the Upper Gulf of California and Colorado River Delta. Derechos de autor Sea Shepherd Conservation Society via AP
Derechos de autor Sea Shepherd Conservation Society via AP
Por Euronews Green con APTN
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

Sólo se encuentran pocos ejemplares de vaquitas marinas en el Golfo de California, en México.

PUBLICIDAD

Contra todo pronóstico, el puñado de vaquitas marinas que quedan en peligro de extinción se mantienen en su único hábitat en el Golfo de California en México, según un nuevo informe de la expedición de investigación publicado el miércoles.

Los expertos de la expedición calculan que vieron entre 10 y 13 de estas diminutas, tímidas y escurridizas marsopas durante casi dos semanas de navegación por el golfo el mes pasado. Se trata de un número similar al observado en la última expedición de este tipo en 2021.

Al ser tan pequeñas y escurridizas, muchos de los avistamientos con potentes prismáticos se clasifican como probables. Los animales también emiten "chasquidos" que pueden oírse a través de dispositivos de control acústico.

El avistamiento de crías aumenta las esperanzas de supervivencia de las vaquitas marinas. Expertos de México, el grupo conservacionista Sea Shepherd y la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE. UU. dijeron que vieron al menos una y probablemente dos crías de vaquita marina. El avistamiento ha aumentado las esperanzas de supervivencia del mamífero marino más amenazado del mundo.

Dicen que incluso puede haber más vaquitas marinas por ahí, ya que el viaje cubrió sólo una parte del hábitat de la criatura en el golfo, también conocido como el Mar de Cortés. No vive en ningún otro lugar, y la especie no puede ser capturada, mantenida o criada en cautividad.

Pero es demasiado pronto para celebrarlo. Las redes de enmalle ilegales han atrapado y matado vaquitas durante décadas. La población ha disminuido desde los casi 600 individuos de 1997.

Los pescadores colocan las redes para capturar totoaba, un pez cuya vejiga natatoria se considera un manjar en China y puede alcanzar miles de euros por kilogramo.

Mientras que el gobierno mexicano ha hecho algunos esfuerzos para detener la pesca con red - como hundir bloques de concreto con anzuelos para enganchar las redes - los pescadores siguen entrando al área protegida para pescar diariamente e incluso sabotean los esfuerzos de monitoreo.

Según el informe, "los pescadores han comenzado a quitar los dispositivos acústicos (CPOD) utilizados para registrar los clics de la vaquita. Los datos registrados en cada dispositivo se pierden, y es caro reemplazar los CPODs robados".

"A menos que la aplicación de la prohibición de pesca sea efectiva y se detenga el robo de equipos, el monitoreo acústico no puede recopilar datos como lo ha hecho en el pasado", afirma el informe.

¿Qué hay que hacer para salvar a estos mamíferos en peligro?

La investigadora Barbara Taylor pidió a México que hundiera más bloques de hormigón para enganchar las redes, porque algunas de las vaquitas habían sido vistas fuera de la zona protegida.

La expedición se llevó a cabo del 10 al 26 de mayo, atravesando un rincón del golfo donde se habían visto por última vez las pocas vaquitas que quedaban.

Alex Olivera, representante en México del Centro para la Diversidad Biológica, dijo que son "noticias alentadoras y demuestran que las vaquitas son supervivientes. Pero aún necesitamos esfuerzos urgentes de conservación para salvar a estas pequeñas marsopas de la extinción".

Olivera, que no formó parte de la expedición, estimó que "incluso en un hábitat libre de redes de enmalle, la población tardará unos 50 años en volver a donde estaba hace 15 años".

"Necesitamos que México cumpla urgentemente la normativa vigente para evitar que la vaquita desaparezca para siempre", añadió.

La administración del presidente Andrés Manuel López Obrador se ha negado en gran medida a gastar dinero en compensar a los pescadores por permanecer fuera del refugio de la vaquita y no utilizar redes de enmalle. Tampoco vigila su presencia ni las zonas desde las que lanzan las redes.

La pesca ilegal perjudica a las vaquitas y los esfuerzos por rastrearlas

Sea Shepherd ha estado trabajando en el Golfo junto a la Marina mexicana para desalentar la pesca ilegal en la zona conocida como "zona de tolerancia cero", donde supuestamente está prohibida la pesca. Sin embargo, los barcos de pesca ilegal son vistos allí con regularidad, por lo que México ha sido incapaz de detenerlos por completo.

Pritam Singh, presidente de Sea Shepherd, dijo que las patrullas con la Marina mexicana han reducido el número de horas que los barcos de pesca pasan en la zona restringida en un 79% en 2022, en comparación con el año anterior.

PUBLICIDAD

La última expedición de avistamiento de vaquitas en 2021 arrojó avistamientos probables de 5 a 13 vaquitas, una disminución con respecto a la encuesta anterior en 2019.

La propia pesca ilegal ha obstaculizado los cálculos de población en el pasado

Según un informe de expertos publicado en 2022, tanto las prospecciones de 2019 como las de 2021 "se vieron obstaculizadas por la presencia de muchos barcos de pesca ilegal con redes de enmalle en el agua."

**"Algunas zonas no se pudieron inspeccionar en absoluto algunos días debido a la densidad de la pesca ilegal".**Los esfuerzos de protección del gobierno han sido inconsistentes en el mejor de los casos, y también se enfrentan a menudo a la oposición violenta de los pescadores locales.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Desde ranas raras a tiburones feos: en busca de la protección de todos los animales

España: Las penas bajas están detrás del aumento en el tráfico de animales protegidos

Un nuevo estudio revela que los elefantes podrían llamarse entre sí con nombres únicos