EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Cafés de reparación y smartphones sostenibles: Contra la cultura europea del usar y tirar

Cafés de reparación y smartphones sostenibles: Contra la cultura europea del usar y tirar
Derechos de autor euronews
Derechos de autor euronews
Por Cyril Fourneris
Publicado
Compartir esta noticia
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

En este episodio de Road to Green, nuestro reportero Cyril Fourneris viaja a Ámsterdam y Luxemburgo para hablar con los empresarios e investigadores que están en primera línea de la lucha europea contra los residuos electrónicos.

Los europeos consumen mucho. Compramos muchos aparatos electrónicos y, cuando se estropean, tendemos a sustituirlos. Sin embargo, los consumidores se quejan de que los smartphones y aparatos que compramos no están hechos para durar, lo que no les deja otra alternativa que sustituirlos.

Pero comprar productos nuevos en lugar de repararlos cuesta miles de millones de euros cada año. Entonces, ¿cómo podemos fabricar y consumir de forma diferente, para que los productos sostenibles, reparables y reciclables se conviertan en la norma?

Derecho a reparar: "No hay recursos suficientes en el mundo para mantener este comportamiento"

Ámsterdam es el paraíso de la segunda mano. La ciudad neerlandesa es también el lugar donde se creó el concepto de "Repair Café".

Actualmente hay miles de Repair Cafés en todo el mundo. El principio es sencillo: arreglar los aparatos electrónicos para evitar que los consumidores tengan que gastar más y tirar a la basura los productos reparables, creando así residuos electrónicos.

La ex periodista Martine Postma creó este concepto en Ámsterdam en 2009. "Para mí fue una prueba, quería comprobar si algo así podía funcionar. Y funcionó", explica a Euronews.

"Nos hemos acostumbrado a que las cosas sean baratas y a que conseguir una nueva sea en muchos casos más barato que acudir a un reparador profesional. Tenemos que darle la vuelta a eso. Porque no hay recursos suficientes en el mundo para que sigamos con este comportamiento".

Martine Postma, fundadora de Repair Café International
Martine Postma, fundadora de Repair Café InternationalEuronews

En el marco de una campaña para combatir la cultura del usar y tirar, está a punto de entrar en vigor en Europa un conjunto de normas destinadas a facilitar y abaratar las reparaciones, incluso después de que haya expirado la garantía.

En marzo de 2023, la Comisión Europea adoptó una nueva propuesta sobre normas comunes de fomento de la reparación de bienes conocida como "Derecho a Reparar".

La UE afirma que esto supondrá un ahorro para los consumidores y apoyará los objetivos del Pacto Verde Europeo al reducir los residuos, entre otros.

La propuesta garantizará que se reparen más productos dentro de la garantía legal y que los consumidores tengan opciones más fáciles y baratas para reparar los productos cuando la garantía legal haya expirado o cuando el bien ya no funcione debido al desgaste.

Para avanzar en esta dirección, la Unión Europea cuenta con otro gran proyecto: el Reglamento sobre diseño ecológico de productos sostenibles (ESPR). La propuesta consiste en armonizar los requisitos para que los productos vendidos en la UE sean más fáciles de reparar, reciclar o reutilizar.

Establece un marco para fijar requisitos de diseño ecológico para grupos de productos específicos con el fin de mejorar significativamente su circularidad, rendimiento energético y otros aspectos de sostenibilidad ambiental.

El catedrático de Ingeniería de Diseño Industrial de la TU Delft, Bas Flipsen, estudia nuestros dispositivos cotidianos. Nos enseñó su laboratorio.

"Evaluamos la facilidad de desmontaje y también la reciclabilidad", explicó.

Bas Flipsen, Catedrático de Ingeniería de Diseño Industrial, TU Delft
Bas Flipsen, Catedrático de Ingeniería de Diseño Industrial, TU DelftEuronews

El laboratorio también estudia la obsolescencia y la actitud de los consumidores.

"Lo que fallará en un cepillo de dientes eléctrico es la batería, por ejemplo. Hay que despegarla y desmontarla. Pero también hay otras cosas: los plásticos se degradarán, la goma se degradará. Pero también las piezas de plástico se decoloran", revela Bas Flipsen.

"La gente lo tira a la basura. Y eso es comprensible. Pero también se puede cambiar esto haciendo que la batería sea más accesible o manteniéndola estéticamente atractiva durante más tiempo".

Estos ajustes supondrían posibles costes adicionales para el productor, pero ahorros para los consumidores. Ahí es donde unas cuantas normas tienen que marcar la diferencia.

"Tenemos que cambiar la forma de diseñar las cosas, pero también la forma de venderlas. Y con el Derecho a Reparar, pero también con las nuevas normas y reglamentos que saldrán en 2024, creo que es un gran paso hacia un futuro más sostenible", añadió Bas Flipsen.

Fairphone: "Estamos en el negocio de cambiar la industria"

¿Pero puede un dispositivo electrónico ser realmente más sostenible? En Ámsterdam visitamos a una empresa emergente que se enfrenta a este reto.

Miquel Ballester es el Director de Gestión de Producto de Fairphone. Este fabricante neerlandés de productos electrónicos pretende minimizar el impacto ético y medioambiental de sus dispositivos utilizando materiales reciclados y de comercio justo.

El último Fairphone 5 puede desmontarse con un simple destornillador, y su diseño plano facilita el cambio de piezas en lugar de tirar el teléfono. Pero Miquel insiste en que lo que hace no es revolucionario.

Miquel Ballester, Jefe de Gestión de Productos, Fairphone
Miquel Ballester, Jefe de Gestión de Productos, FairphoneEuronews

"El principio de durabilidad es el principio de ingeniería más antiguo. Se construyen cosas para que duren", dice a Euronews. 

"Cualquier cosa que tenga una placa de circuito impreso cuesta mucha energía fabricarla. Una vez fabricado, hay que asegurarse de que se utilice el mayor tiempo posible. Y eso es difícil, con socios en todo el mundo que siguen pensando de forma demasiado lineal. Pero ese es nuestro negocio, yo diría, estamos en el negocio de cambiar la industria. Y lo hacemos porque el negocio es una herramienta poderosa para dar forma a la economía y también para influir en la demanda. Para convencer a los consumidores de lo que es posible y de lo que debería haber fuera".

Un proyecto luxemburgués de pasaporte de productos: Compartir datos, garantizar la transparencia

Empoderar a los consumidores" es el objetivo de otra nueva directiva europea, la Ficha de Datos de Circularidad de los Productos (PCDS), que pretende ofrecer más información sobre la sostenibilidad de los productos y combatir el "lavado verde".

¿Cómo podemos estar mejor informados sobre lo que compramos? Para averiguarlo, nos dirigimos a Luxemburgo, un país que ha puesto en marcha su proyecto de pasaporte de productos.

"Luxemburgo se esfuerza por poner en marcha una metodología que facilite la transmisión de información sobre las propiedades circulares de los productos a lo largo de toda la cadena de valor, de modo que esté disponible con los productos en el momento de su comercialización", explica Jérôme Petry, responsable del proyecto en el Ministerio de Economía de Luxemburgo.

Jérôme Petry, Director de Proyectos, Ministerio de Economía de Luxemburgo
Jérôme Petry, Director de Proyectos, Ministerio de Economía de LuxemburgoEuronews

Aunque los datos digitales seguirán la pista de los materiales, éstos pueden venir de muy lejos. Por eso, una nueva norma ISO pretende garantizar la transparencia en toda la cadena, hasta las tiendas.

"Vamos a tener información sobre la composición [de un aparato], si contiene materiales peligrosos, si hay piezas de recambio, cuál es el contenido reciclado, etc.", explica Jérôme Petry. "También tenemos que asegurarnos de que esta información perdure en el tiempo, porque después querremos repararlo, reacondicionarlo o lo que sea, pero eso podría ocurrir cinco o diez años más tarde".

El proyecto se hace eco de una de las grandes ambiciones del reglamento europeo ESPR: el "pasaporte digital de producto", que debería convertirse en la norma en Europa.

Los datos de la iniciativa luxemburguesa podrían introducirse directamente en este pasaporte, piedra angular del futuro mercado común.

Lex Delles, Ministro de Economía, PYME y Energía de Luxemburgo
Lex Delles, Ministro de Economía, PYME y Energía de LuxemburgoEuronews

"Si tenemos 27 normativas diferentes, si tenemos 27 aplicaciones diferentes, es muy difícil que haya circularidad en el mercado interior", dijo Lex Delles, Ministro de Economía para las PYME y Energía de Luxemburgo.

"Por eso es tan importante el ESPR: para facilitar los intercambios entre las distintas empresas que trabajan en temas de circularidad en toda Europa".

Compartir esta noticia