EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

"Lukashenko es un títere. Putin es el cerebro", afirma Rasmussen

"Lukashenko es un títere. Putin es el cerebro", afirma Rasmussen
Derechos de autor Leonid Shcheglov/BelTA
Derechos de autor Leonid Shcheglov/BelTA
Por Stefan GrobeAna Lázaro
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

En nuestro programa semanal El Estado de la Unión analizamos la crisis migratoria en la frontera entre Bielorrusia y Polonia. Para Anders Fogh Rasmussen, ex secretario general de la OTAN, el objetivo de Rusia es desestabilizar la Unión Europea y la Organización Atlántica.

PUBLICIDAD

Mientras Europa lidia con el rápido avance de la cuarta ola de la pandemia, la situación en su frontera oriental con Bielorrusia sigue complicada.

A principios de la semana, se vivieron momentos de violencia: las fuerzas polacas dispararon gases lacrimógenos y utilizaron cañones de agua contra los migrantes que lanzaban piedras.

Varsovia acusó a Minsk de desbaratar la cerca de alambre de púas para que los migrantes pudieran cruzar.

Y todo esto solo sirvió para reforzar la idea generalizada en la UE de que el hombre fuerte de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, está utilizando a los migrantes con objetivos políticos.

En nuestro programa El Estado de la Unión, hemos entrevistado a Anders Fogh Rasmussen, ex secretario general de la OTAN. En su opinión Lukashenko es "un títere" del presidente ruso Vladimir Putin, quien estaría tratando de desestabilizar Europa.

"Si se suman la crisis migratoria en Bielorrusia, la concentración militar a lo largo de la frontera con Ucrania y el aumento de los precios del gas también iniciado por Rusia, podemos decir que todos estos elementos sirven para crear inestabilidad y desorden", explica.

Vea la entrevista completa haciendo clic en la imagen.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Bielorrusia | Una nueva Constitución hecha a medida para Lukashenko

Occidente saca su arsenal de sanciones para el régimen de Aleksandr Lukashenko

El desafío polaco, en el Estado de la Unión