El debate sobre proyectiles "Fabricados en la UE" bloquea el acuerdo sobre el suministro a Ucrania

Ucrania pide a la UE que acelere el proceso de envío de los proyectiles de artillería de 155mm
Ucrania pide a la UE que acelere el proceso de envío de los proyectiles de artillería de 155mm   -  Derechos de autor  Alex Brandon/AP
Por Jorge Liboreiro  & Alice Tidey & Efi Koutsokosta

Francia encabeza el bando de Estados miembro que exigen que la totalidad de la cadena de suministro de los proyectiles de artillería prometidos a Ucrania sea comunitaria. Esta exigencia ha bloqueado hasta ahora el acuerdo.

¿Cómo de europeas deberían ser las armas europeas?

Es lo que se preguntan los diplomáticos en Bruselas, en constante debate sobre detalles técnicos de la iniciativa de mil millones de euros de hacer una petición conjunta para comprar munición para Ucrania.

Bloqueo en las negociaciones

A pesar del acuerdo político alcanzado hace un mes, la nueva propuesta se encuentra bloqueada en las negociaciones. Un retraso que contrasta con el brutal desarrollo de la contienda en el campo de batalla.

La paciencia en Kiev se agota. En un inusual reproche, el ministro de Exteriores de Ucrania Dmitro Kuleba ha calificado como frustrante este estancamiento. "Para Ucrania, el coste de la inacción se mide en vidas humanas", reprochó la semana pasada. 

El comentario provocó la llamada del Alto Representante de Exteriores para la UE Josep Borrell, que prometió que la UE haría todo lo posible para enviar las municiones, y hacerlo rápido".

En el corazón de la actual disputa está la idea de "autonomía estratégica", un concepto político que señala que la Unión Europea debe ser más autosuficiente, especialmente en cuestiones de defensa, donde la alianza con Estados Unidos ha estado durante décadas marcando los términos. 

Teoría más que práctica

Este concepto, que por el momento continúa siendo una aspiración teórica más que una realidad política, forma parte del plan de compra cojunta por valor de mil millones de euros que Bruselas ideó a principios de año de proyectiles de artillería de calibre 155 mm, y posiblemente misiles, para ayudar a Ucrania a resistir el avance de las tropas rusas.

Ucrania pidió a la UE 250 000 rondas de este tipo por mes, cuyo coste oscila entre los dos mil y cuatro mil euros por unidad. 

El concepto de "autonomía estratégica"

El acuerdo inicial de la UE prevé que los países participantes, junto con Noruega, comprarían la munición solo a empresas de defensa situadas dentro del territorio comunitario, excluyendo la industria armamentística de socios democráticos como Estados Unidos, reino Unido, Israel y Corea del Sur. 

Pero en los últimos días, los límites exactos de la etiqueta de "Fabricado en Europa" ha causado divisiones entre los Estados miembro, que deben por ley llegar a un acuerdo por unanimidad ante cualquier política de Exterior. 

Diplomáticos que no quieren identificarse para hablar libremente, han relatado un cuadro de narrativas en conflicto con un país en el epicentro: Francia. Uno de los mayores defensores, si no el mayor, del concepto de "autonomía estratégica".

Francia en el epicentro de la polémica

Francia estaría pidiendo que la totalidad de la cadena de suministro de munición sea producida en Europa, incluida la fuente de componentes clave para construir los proyectiles de artillería. 

"Quieren el cien por cien de la cadena de suministros de la UE", ha contado a Euronews un diplomático, lamentando lo que ha descrito como las "eternas enmiendas de Francia".

Estas peticiones han sido descritas como basura e imposibles por otra fuente diplomática, que ha insistido en que no se ha presentado ningún plan de este tipo para incumplir el acuerdo actual, que tiene en cuenta las limitaciones actuales de la industria europea en términos de cadenas de suministro".

En cambio, señalan a Polonia, conocida por su postura de línea dura contra Rusia, como uno de los responsables del bloqueo, acusación que Varsovia niega tajantemente.

La fuente diplomática también sugirió que algunos Estados miembro podrían estar intentando dar marcha atrás en el acuerdo original de comprar únicamente a fabricantes comunitarios.

La posición de Francia sigue siendo ambigua para otros socios europeos, pero se dice que ha obtenido el respaldo discreto de Grecia y Chipre, aunque su apoyo no es absoluto, según entiende Euronews.

"La mayoría de los Estados miembros están a favor de la rapidez, en contraste con el 'comprar solo en la UE'. Se trata más bien de Francia, con Grecia y Chipre, contra todos los demás, con algunas pequeñas excepciones", ha contado un tercer diplomático.

Más vale ser prácticos

En respuesta a la supuesta demanda francesa, los países del norte y del este de Europa prefieren el pragmatismo para suministrar proyectiles de artillería a Ucrania lo antes posible.

Aunque existe un consenso general sobre la necesidad de dar prioridad a la industria europea, las opiniones divergentes sobre las cadenas de valor, que en muchos casos implican materiales importados de países como Sudáfrica y Australia, están complicando la redacción del texto legal definitivo y obligando a los juristas a intentar diferentes redacciones que puedan contentar a los 27 países.

"No tenemos un acuerdo y eso es decepcionante", lamentaba un alto diplomático, que señalaba que la oposición procedía de "uno o tres países que no están contentos con el texto".

"En un sentido más amplio, es crucial que reforcemos la industria de defensa europea. Pero deberíamos no perder de vista que lo que estamos haciendo aquí es ayudar a Ucrania. Todo lo demás es secundario".

La facción liderada por Francia señala el acuerdo político original que introduce este requerimiento para contratistas de defensa y se queja de "elementos de dramatización" que sugieren que la UE no conseguirá realizar el envío prometido de munición por su cuenta. 

"Esta profecía de autodestructivismo" es algo que gusta a algunos europeos, el decir que nunca lo vamos a consegiur", comentaba un alto diplomático, insistiendo en que la "economía de guerra europea" no solamente  proporcionará a Ucrania lo que necesita para defenderse, sino que aportaría beneficios a los 27 Estados miembro.

"Creamos en nosotros mismos, por favor"

La Comisión Europea, que diseñó el plan de adquisiciones conjuntas, ha asegurado que el tiempo que transcurre entre la realización de un pedido de armas y la entrega efectiva es de unos doce meses, debido a una compleja combinación de cuellos de botella en el suministro, falta de acceso a las materias primas, insuficiente personal cualificado y lentitud en los procesos de obtención de permisos.

El ejecutivo europeo está tratando de reunir fondos de la UE para que la industria de defensa del bloque aumente la producción de proyectiles de artillería. Se calcula que está repartida en quince instalaciones de once Estados miembro. Se espera que en los próximos días se den a conocer los planes, incluida una cantidad concreta de dinero en efectivo.

"Entendemos la ansiedad de Kuleba y la increíble presión a la que está sometido, pero su tuit no refleja la realidad del apoyo militar de la UE", ha comentado un alto funcionario de la UE, que ha hablado de "discusiones animadas" entre los representantes de los Estados miembro.

"La solución está muy cerca. Todos estamos interesados en ayudar a Ucrania".

Noticias relacionadas

Tema candente

Más sobre :

Rusia-Ucrania invasión