EventsEventosPodcasts
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

La lucha del pueblo sámi por preservar su tradición

En colaboración con The European Commission
La lucha del pueblo sámi por preservar su tradición
Derechos de autor euronews
Derechos de autor euronews
Por Aurora Velez
Compartir esta noticia
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

El único pueblo indígena de Europa reivindica sus derechos en Bruselas, que se ven amenzados por la transición ecológica y la falta de políticas comunitarias.

El pueblo sámi vive en Laponia, en el extremo norte. 

Son pescadores, ganaderos... Son unos ochenta mil. Muchas de las decisiones que se toman en la Unión Europea (UE) les afectan directamente, por eso participan en un proyecto europeo para estrechar lazos. ¿Qué esperan de él?

Elle Merete Omma, jefa del Consejo Saami de la UE, espera que se les siga permitiendo llevar a cabo su modo de vida tradicional, que se les permita seguir utilizando su lengua, ejercer su cultura, así como el derecho a permanecer donde están. "Y lo hemos estado desde tiempos inmemoriales", recalca Merete.

Las casas tradicionales sámi son cabañas denominadas "gahtie". Estas están construídas con ramas de abedul, hojas y musgo, lo que les permirter fundirse con el paisaje. El vínculo de respeto y sostenibilidad con el medio ambiente es característico de los sámi, el único pueblo indígena reconocido en Europa.

Su territorio, al que llaman Sápmi, se extiende por dos países de la Unión Europea: Suecia y Finlandia, y dos países fuera de la Unión, Noruega y Rusia.

Su modo de vida está vinculado a la venta, la pesca, la renovación, la artesanía y está influenciado por las políticas comunitarias.

Los sámis luchan por un hueco en Europa

El proyecto europeo "Rellenar las lagunas de conocimiento EU-SÁPMI" pretende reforzar el entendimiento mutuo y la representación sámi en Bruselas. 

Áslat Holmberg, presidente del Consejo Saami, explica que el objetivo de este proyecto es trabajar en temas como la conservación de los mercados que mantienen los medios de vida tradicionales de los sámi y fomentar la colaboración en la investigación. 

"Además, la participación de los jóvenes es algo que creemos que debería desarrollarse más aquí en la UE", añade Holmberg.

Este proyecto ha contado en estos tres países Noruega, Suecia y Finlandia con un presupuesto total de 982 245 euros. Unos 218 226 euros han sido aportados por el programa Interreg Noruega y otros 496 612 euros por Finlandia y Suecia gracias a los Fondos de Desarrollo de la UE.

Viajar por el mundo para preservar la tradición sámi

En el territorio Sápmi existen 9 lenguas y una canción: “Yoik”, que “pinta” el alma de los seres y paisajes en un momento determinado.

Marja Mortensson viaja por el mundo intentando preservar esta tradición que describe lo que no se puede describir con palabras.

"Tenemos un dicho que dice que donde terminan las palabras comienza el yoik. Yo compuse un Yoik para "Svahken", que es una de las montañas más grandes de la región. La montaña es bastante alta y la parte trasera de la montaña posee un descenso suave como el yoik", explica Mortensson.

Compartir esta noticia

Noticias relacionadas

¿Cómo se aprueba una vacuna en Europa? El proceso, explicado

Con los triciclos eléctricos Benur, el camino es accesible para todos

Triciclos eléctricos inclusivos para las personas con movilidad reducida