This content is not available in your region

Un robot para construir fachadas disponible antes de diez años

Por Julian GOMEZ
euronews_icons_loading
Un robot para construir fachadas disponible antes de diez años
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Ocho cables permiten al robot rotar y avanzar en todas las direcciones por los cien metros cuadrados de la fachada experimental de un edificio de tres pisos. Los investigadores aseguran que podría convertirse en una realidad del mercado en menos de diez años.

El sistema puede izar una plataforma equipada con herramientas y ventosas que permiten fijar, instalar y mantener muros cortina.

La plataforma robótica ha sido diseñada para poder desplazar hasta una tonelada de material de construcción con precisión milimétrica, en un entorno muy exigente. Es el proyecto europeo Hephaestus.

El ingeniero Kepa Iturralde, profesor de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Munich explica que_"Las obras no son ambientes estructurados. Las medidas a veces son inexactas o inexistentes. Ni siquiera los edificios tiene las medidas que uno piensa que tienen porque siempre en construcción las tolerancias son mucho mayores. Es muy importante que conozcamos donde están cada uno de los elementos. Para ello utilizamos cámaras para conocer la posición exacta de los muros cortina antes de que el robot por cables lo pueda succionar y llevar a su sitio y también utilizamos la_ estación total, herramientas de geolocalización, para medir la ubicación espacial de cada uno de los elementos”.

El sistema puede ser adaptado según el tamaño del edificio en el que debe operar. Mayores superficies requieren de cables más largos y con una distribución diferente del complicado mecanismo geométrico que permite al robot desplazarse con fluidez.

El mayor desafío es obtener la tensión adecuada de los cables, dicen los científicos de este proyecto de investigación europeo.

La ingeniera industrial Mariola Rodríguez Mijangos, gestora de Proyectos nacionales e internacionales con más de diez años de experiencia en fabricación y robótica, trabaja actualmente para el centro de desarrollo tecnológico Tecnalia.

Participa activamente en el proyecto:“A partir de la tensión de los cables , tenemos que dimensionar el resto de los componentes de la plataforma. Y todo el costo de la instalación depende de ese valor de tensión. Cuanto mayor es la tensión, mayor va a ser el coste de la instalación. Es lo que buscamos, encontrar cual es la tensión mínima pero suficiente para que el robot haga el trabajo que tiene que hacer".

Los científicos ven grandes ventajas en el sistema, incluida la rapidez y precisión en la ejecución de tareas.

El robot podría permitir instalar no sólo muros cortina, sino también paneles fotovoltaicos u otras superficies, y contribuir a su escaneo, pintado, limpieza, el remplazo de elementos deteriorados o la reparación de fisuras.

El coordinador del proyecto es Julen Astudillo, arquitecto especializado en fachadas ligeras en Tecnalia: "Los robots lo que hacen es ejecutar tareas de forma serializada, de forma automatizada y siempre de la misma manera lo que nos permite, si somos capaces de instalarlo una vez correctamente,asegurar que el resto de las veces va a comportarse de la misma manera con lo cual vamos a tener un aumwento de la calidad muy grande".

Los investigadores ven esta technología como una importante innovación para mejorar la competitividad del sector europeo de la construcción, responsable del 9 por ciento del PIB de la Unión Europea y proveedor neto de unos 14 millones de puestos de trabajo.

La empresa constructora implicada en el proyecto ve dos ventajas principales. El ingeniero José David Jiménez-Vicaria, director de proyectos para la aplicación de nuevas tecnologías en la empresa de infraestructuras y energías renovables Acciona, explica las aportaciones del robot: “Desde nuestro punto de vista como empresa constructora, este sistema tiene dos ventajas. Una es la reducción efectiva de los tiempos y los costes en la instalación de los muros cortina. Esto se traduciría en un beneficio para la empresa. La segunda es la reducción, o la minimización, de riesgos de seguridad asocaidos a la construccion de este tipo de estructura. Se eliminan los trabajos en altura, o se reducen a su mínima expresión, por lo que hay muchos menos riesgos de que los trabajadores tengan caídas en la construcción ”.

Según los investigadores, la plataforma robótica podría comenzar a ser operativa en obras en menos de diez años.