This content is not available in your region

La demanda de combustibles fósiles supera la pandemia y asesta un revés a la lucha contra el cambio climático

La demanda de combustibles fósiles supera la pandemia y asesta un revés a la lucha contra el cambio climático
La demanda de combustibles fósiles supera la pandemia y asesta un revés a la lucha contra el cambio climático   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters

Por Noah Browning y Bozorgmehr Sharafedin

LONDRES, 4 oct – La demanda de carbón y gas natural ha superado los máximos anteriores al COVID-19, y el petróleo no se queda atrás, lo que supone un revés para las esperanzas de que la pandemia impulse una transición más rápida hacia la energía limpia, dejando atrás los combustibles fósiles.

La escasez de gas natural a nivel mundial, los precios récord del gas y el carbón, la escasez de energía en China y los precios del petróleo, que han alcanzado su nivel más alto de los últimos tres años, ponen de manifiesto que la demanda de energía ha vuelto a dispararse y que el mundo sigue necesitando combustibles fósiles para satisfacer la mayor parte de esas necesidades energéticas.

    “La caída de la demanda durante la pandemia estuvo totalmente relacionada con la decisión de los Gobiernos de restringir los desplazamientos y no tuvo nada que ver con la transición energética”, declaró a Reuters Cuneyt Kazokoglu, jefe de análisis de la demanda de petróleo de FGE.

    “La transición energética y la descarbonización son estrategias que requieren décadas y no se producen de la noche a la mañana”.

    Más de tres cuartas partes de la demanda mundial de energía se siguen cubriendo con combustibles fósiles y menos de una quinta parte con energías renovables, según la Agencia Internacional de la Energía.

   Las políticas de transición energética han sido criticadas por el aumento de los precios de la energía. En algunos lugares están surtiendo efecto, como en Europa, donde los elevados precios del carbono destinados a reducir las emisiones han hecho que las empresas de servicios públicos se muestren reticentes a activar las centrales de carbón para paliar la escasez.

En China, las políticas para reducir las emisiones han contribuido a la decisión del Gobierno de racionar la energía a la industria pesada.

   Sin embargo, gran parte del aumento de los precios de la energía se debe simplemente a que los productores interrumpieron la producción de enormes cantidades de capacidad el año pasado, cuando la pandemia provocó una caída sin precedentes de la demanda.

LASRENOVABLESSONUNASOLUCIÓN, NO UNACAUSA“.

Los productores de gas, carbón y, en menor medida, de petróleo se han visto sorprendidos por la recuperación económica, en gran parte provocada por el gasto de estímulo de los Gobiernos en las industrias de alto consumo energético.

Las políticas nacionales también han influido en los problemas de suministro eléctrico. En China, los precios estatales de la electricidad hacen que las empresas energéticas no puedan permitirse quemar carbón y vender esa energía, porque el coste del carbón es demasiado alto para obtener beneficios.

Las empresas chinas producen por debajo de su capacidad para no perder dinero, no porque no puedan producir más.

Mientras tanto, la mayoría de los proyectos de gas tardan varios años en diseñarse y construirse, por lo que la escasez actual refleja las decisiones de inversión tomadas antes de la pandemia, y antes de que la transición energética cobrara impulso político.

    El director de la AIE, que tiene su sede en París, afirmó que las políticas de transición energética no son las culpables de la crisis.

    “Las transiciones energéticas limpias bien gestionadas son una solución a los problemas que vemos hoy en los mercados del gas y la electricidad, no la causa de los mismos”, dijo Fatih Birol en un comunicado.

SE BORRANLASPÉRDIDAS DE 2020

    Aun así, los datos de la AIE muestran que la demanda mundial de carbón, la mayor fuente de emisiones de CO2, superó los niveles anteriores a la pandemia a finales del año pasado.

La oferta mundial de carbón es escasa porque China, responsable de cerca de la mitad de la producción mundial, ha endurecido las normas de seguridad en las minas tras una serie de accidentes que han reducido la oferta.

Esto ha hecho que China importe más carbón desde Indonesia, dejando a su vez menos para otros importadores como la India.

Se prevé que este año la demanda mundial de carbón aumente un 4,5%, superando los niveles de 2019.

La demanda mundial de gas natural cayó un 1,9% el año pasado, un descenso menor que el de otras fuentes de energía, ya que las empresas energéticas aumentaron la producción de electricidad para satisfacer las necesidades de calefacción durante el invierno.

Sin embargo, la AIE prevé que la demanda de gas aumente un 3,2% en 2021, hasta superar los 4 billones de metros cúbicos, borrando las pérdidas de 2020 y superando los niveles de 2019.

Según la consultora Rystad Energy, con sede en Oslo, los patrones climáticos fríos en el hemisferio norte “provocaron un aumento de la demanda de carbón, gas natural licuado (GNL), electricidad e incluso un poco de petróleo (que) está aquí para quedarse”.

El GNL representa algo más del 10% de la oferta mundial, pero se comercializa más fácilmente en todo el mundo, por lo que puede utilizarse con mayor facilidad para cubrir las crisis de suministro a corto plazo.

“Los picos de precios y su diferencia entre el verano y el invierno aumentarán, especialmente en el caso del gas, tanto natural como licuado”, añadió Rystad, ya que los precios son más altos en el invierno que en el verano.

LAGUNAS EN EL SUMINISTRO, REPUNTES A CORTOPLAZO

La demanda de petróleo, que será la última en recuperarse, volverá a situarse en los niveles anteriores a la pandemia, por encima de los 100 millones de barriles diarios, en algún momento del próximo año, según cuatro de los principales grupos de seguimiento del sector.

Los altos precios en los mercados del petróleo se deben a que la OPEP y los productores aliados aún tienen millones de barriles diarios de producción de petróleo fuera de servicio después de haber realizado recortes récord en la oferta durante la pandemia en consonancia con la caída de la demanda de combustible para el transporte.

El club de productores OPEP ofrece la predicción más sólida para un repunte de la demanda, situando la fecha de recuperación en el segundo trimestre de 2022.

En un futuro más lejano, teniendo en cuenta que la mayoría de los pronósticos que prevén un pico en la demanda de combustibles fósiles dentro de las próximas dos décadas y la AIE recomienda que no se realicen nuevos proyectos para garantizar las emisiones netas cero, la ampliación de las brechas de suministro podría alimentar el repunte de los precios.

“Los precios de los combustibles fósiles seguirán siendo volátiles”, afirma Nikos Tsafos, analista principal del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS).

“El riesgo de un desequilibrio entre la oferta y la demanda es mayor en un mercado que se está reduciendo y en el que los argumentos para seguir invirtiendo son débiles, lo que podría producir repuntes a corto plazo en el precio”.