This content is not available in your region

Las stablecoins tendrán las mismas garantías que los pagos tradicionales

Las stablecoins tendrán las mismas garantías que los pagos tradicionales
Las stablecoins tendrán las mismas garantías que los pagos tradicionales   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters

Por Huw Jones

LONDRES, 6 oct – Las “stablecoins” o criptomonedas estables tendrían que cumplir con las mismas salvaguardias que sus competidores más tradicionales en los pagos, según las propuestas de los reguladores del miércoles, que se enmarcan en los intentos de las autoridades para reglamentar un sector en rápida evolución.

Las stablecoins son criptomonedas diseñadas para tener un valor estable en relación con las monedas tradicionales, o con una materia prima como el oro, para evitar la volatilidad que hace que el bitcóin y otras divisas digitales sean poco prácticos para la mayoría de los intercambios.

El movimiento de Facebook Inc. en 2019 para introducir su propia “stablecoin” Diem, entonces conocida como Libra, despertó la preocupación de los Gobiernos y los bancos centrales, que temieron que de la noche a la mañana surgiera un importante competidor de pagos con escasa regulación.

Desde entonces, Diem ha reducido radicalmente sus ambiciones y planea lanzar una “stablecoin” en dólares estadounidenses.

El grupo de reguladores de valores OICV (también conocida por sus siglas en inglés IOSCO) y el Banco de Pagos Internacionales, un foro mundial de bancos centrales, expusieron el miércoles cómo las normas actuales para los principales servicios de compensación, liquidación y pagos deberían aplicarse también a las criptomonedas estables “sistémicas” o muy utilizadas.

Las propuestas, sometidas a consulta pública antes de su finalización a principios del próximo año, ponen en práctica lo que los reguladores llevan tiempo pidiendo: las mismas normas para el mismo tipo de negocio y los riesgos que lo acompañan.

Las normas implican que un operador de “stablecoin” debe crear una entidad jurídica que explique cómo se gobierna y gestiona los riesgos operativos, como los ciberataques.

Aunque todavía se utilizan poco para el comercio, el uso de criptomonedas estables en el comercio de este tipo de activos ha crecido rápidamente a medida que los inversores minoristas y los más grandes se acercaban a esta clase de activos emergentes durante la pandemia del COVID-19.

Tether, la mayor criptomoneda estable, tiene una capitalización de mercado de unos 68.000 millones de dólares, frente a los 15.000 millones de hace un año. El valor de USD Coin en circulación, otra de las principales “stablecoin”, también ha dado un salto espectacular hasta superar los 30.000 millones de dólares, frente a los 2.700 millones de hace un año, según CoinMarketCap.

Los países que permitan el funcionamiento de las criptomonedas estables deberán aplicar los principios como parte de su afiliación a la OICV y al BPI.

Las propuestas no abarcan cuestiones específicas de las criptomonedas estables vinculadas a una cesta de monedas fiduciarias, que se están estudiando por separado.