This content is not available in your region

Las grandes empresas estatales chinas luchan por ajustar la retórica climática a la realidad

Las grandes empresas estatales chinas luchan por ajustar la retórica climática a la realidad
Las grandes empresas estatales chinas luchan por ajustar la retórica climática a la realidad   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters

Por David Stanway

SHANGHÁI, 1 nov – Las ambiciosas promesas de los dirigentes chinos de reducir las emisiones han presionado a sus gigantescas empresas estatales, que generan grandes cantidades de carbono, para que respondan, pero corren el riesgo de quedarse cortas en medio de señales políticas confusas y otras limitaciones.

Cuando el presidente chino, Xi Jinping, declaró el pasado mes de septiembre que la mayor fuente de gases de efecto invernadero del mundo reduciría sus emisiones a “cero neto” para 2060, la atención se centró en las empresas estatales chinas.

China ya ha presentado a las Naciones Unidas unos objetivos climáticos actualizados mientras se inicia una nueva ronda de conversaciones sobre el cambio climático en Glasgow. El siguiente reto es encontrar la manera de ponerlos en práctica.

Sin embargo, las dificultades a las que se enfrentan las grandes empresas chinas dificultarán que Pekín ofrezca compromisos más firmes y allane el camino hacia un programa más ambicioso de reducción de emisiones a nivel mundial, especialmente mientras negocia su camino a través de la agobiante escasez de energía.

El Instituto de Asuntos Públicos y Medioambientales (IPE, por sus siglas en inglés) ha evaluado 58 unidades cotizadas de empresas estatales chinas de sectores como la siderurgia, la petroquímica, la energía eléctrica y la aviación, que abarcan más de mil millones de toneladas de emisiones anuales.

El estudio ha revelado que, aunque en general están por delante de sus competidoras del sector privado, algunas están rezagadas, y en índices como la eficiencia energética, sectores como el del acero siguen estando por detrás de sus rivales mundiales, dijo Ma Jun, director del Instituto de Asuntos Públicos y Medioambientales (IPE).

De las 58 unidades, el 91% ha publicado datos sobre el clima y las emisiones en sus informes oficiales. Más de la mitad han tomado medidas para reducir las emisiones, pero sólo el 16% ha anunciado hasta ahora sus objetivos.

Mientras tanto, sólo seis han emitido “declaraciones climáticas” formales, entre las que se encuentran gigantescos generadores de energía como Huaneng, Huadian y Datang, todos los cuales se han comprometido a reducir las emisiones al máximo en 2025, antes del objetivo nacional de 2030.

Otros tres, Baowu Iron and Steel, el mayor fabricante de acero de China, así como los dos mayores proveedores de petróleo y gas, PetroChina y Sinopec, han prometido alcanzar el “cero neto” hacia 2050, una década antes del objetivo nacional.

En un informe publicado el mes pasado, el IPE señaló que la puntuación media en la región de la Gran China es significativamente inferior a la del resto del mundo.

RESPONSABILIDADESSOCIALES

Las empresas públicas desempeñan un papel importante en el sistema político descendente de China, y la promesa de Xi el año pasado de neutralizar una huella de carbono anual de 10.000 millones de toneladas impulsó a las asociaciones de una amplia gama de industrias de alta emisión a elaborar hojas de ruta.

Pero también se ven obligadas a cumplir otras “responsabilidades sociales”, como garantizar el suministro de energía y materias primas, así como objetivos más amplios como el empleo y la estabilidad social.

La escasez de energía de las últimas semanas se considera una señal de que, en caso de crisis, las empresas chinas volverán rápidamente a los combustibles fósiles porque el sistema no les da otra opción.

Algunos críticos incluidos los investigadores de políticas de los grupos de reflexión estatales afirman que los objetivos de China no han ejercido suficiente presión sobre las grandes empresas, ya que el consumo de carbón sólo se reducirá en 2026 y las autoridades locales siguen permitiendo que aumente la capacidad de producción de energía de carbón.

La dependencia estructural de China del carbón, causada en parte por un mercado energético y un sistema de precios inflexibles, también dificulta a las empresas la obtención de energía renovable.

Muchas empresas no tienen más remedio que comprar electricidad a las centrales de carbón estatales, y los gobiernos locales tratan de proteger los puestos de trabajo y los intereses económicos.

La energía solar y eólica que se pierde por falta de acceso a la red también sigue siendo un problema mayor de lo que admiten los reguladores, según un informe de los inspectores medioambientales de este año.