Contenido publicitario

 Seychelles Tourism
‘Partner Content’ is used to describe brand content that is paid for and controlled by the advertiser rather than the Euronews editorial team. This content is produced by commercial departments and does not involve Euronews editorial staff or news journalists. The funding partner has control of the topics, content and final approval in collaboration with Euronews’ commercial production department.
Contenido publicitario
‘Partner Content’ is used to describe brand content that is paid for and controlled by the advertiser rather than the Euronews editorial team. This content is produced by commercial departments and does not involve Euronews editorial staff or news journalists. The funding partner has control of the topics, content and final approval in collaboration with Euronews’ commercial production department.
Seychelles Tourism

Fruta del pan y barbacoas en la playa: descubra la cocina criolla tradicional de las Seychelles

Pescado, fruta y verduras al anochecer en Anse Takamaka
Pescado, fruta y verduras al anochecer en Anse Takamaka   -   Derechos de autor  Seychelles Tourism

En las Seychelles hay un viejo dicho: todos los que prueban la fruta del pan vuelven a estas islas. Pero puede que tras degustar el resto de la cocina criolla, simplemente no quiera irse.

Las tradiciones culinarias de las Seychelles, aromáticas y ricas en especias, son todo un reto para los comidistas. ¿Cómo recrear esa fusión de pescado fresco adobado con especias locales y asado al aire cálido y salado de las islas? La respuesta es que no se puede.

La cocina criolla aprovecha la abundancia natural de las islas, pero las frutas tropicales, las especias exóticas y el pescado fresco no son más que el principio.

En el siglo XVIII, los primeros colonos europeos encontraron a su llegada un conjunto de islas deshabitadas bañadas por el sol todo el año, con suelos fértiles y frutas tropicales que habían visto nunca.

A lo largo de los años se fueron añadiendo a la marmita sabores africanos, indios y europeos, y los barcos en tránsito dejaban un rastro de especias a su paso. La cocina de las islas se fue convirtiendo con el tiempo en una mezcla de costumbres y sabores, y es precisamente esa alquimia fascinante lo que la hace mágica.

Hoy en día, la gastronomía de las Seychelles no es solo una cuestión de sabor: con la comida se celebran muchos de los momentos más importantes de la vida y es un vínculo entre amigos y familiares desde hace generaciones.

Los seychellenses se reúnen todos los domingos para disfrutar de pescado con especias, currys aromáticos y otros platos tradicionales alrededor de barbacoas en la playa, y los turistas están más que invitados a unirse al festín.

¿Qué hay para comer?

© Seychelles Tourism
Curry de pollo local© Seychelles Tourism

Los platos criollos típicos se caracterizan por su gusto intenso y una gran variedad de sabores añadidos, desde chutney de chile picante hasta aromáticas salsas de curry.

La fruta del pan es un ingrediente básico de la gastronomía de las islas y puede cocinarse a la barbacoa, hervida, asada o al vapor, aunque suele comerse troceada y frita. Esta fruta, que tiene la textura y el aroma del pan recién horneado, es un clásico de la cocina de las Seychelles y puede encontrarse en todos los restaurantes, mercados y puestos callejeros.

Otro plato célebre es la roussette, un curry superpicante con trozos de murciélago frugívoro marinado en vinagre y vino tinto, cocinado con multitud de hierbas y especias. Todo amante de la buena comida que se precie debe probar esta delicia local, que es también una manera única de experimentar la cultura de las islas.

© Seychelles Tourism
Peces loro a la parrilla© Seychelles Tourism

Tal vez el pescado a la parrilla no sea una opción muy original, pero la inmensa variedad y la frescura del pescado del archipiélago ofrecen una oportunidad única para disfrutar de productos que van directamente del mar al plato. Algunas de las especialidades locales, que suelen cocinarse a la parrilla, son el pez loro, el jurel, el pez vela y el pargo rojo, servidos con un delicioso adobo a base de zumo de limón, ajo, chile y una pizca de jengibre.

Los amantes del pescado tienen que comer satini por lo menos una vez. Este plato exclusivo de la región es una ensalada de pescado con cebolla picada, papaya, manzana, chile y cúrcuma, aliñada con zumo de lima.

Y no puede irse de las islas sin probar el ladob, una receta seychellense a base de plátano, fruta del pan y mandioca que puede ser dulce o salada. La versión dulce, un postre local típico, se hace hirviendo la fruta en leche de coco con azúcar, vainilla y nuez moscada hasta que esté blanda y cremosa.

La versión salada suele hacerse con pescado, y la sal sustituye al azúcar. En cualquiera de sus dos variantes, este plato puede servirse caliente o frío y es una auténtica delicia cuando se come recién hecho.

¿Dónde puedo comer platos criollos auténticos?

© Seychelles Tourism
Bufé criollo en Chez Batista© Seychelles Tourism

Está claro que no hay nada como remangarse y preparar la comida uno mismo.

En las Seychelles se ofrecen multitud de clases de cocina, y lo mejor para sumergirse en la vida cotidiana de las islas es reservar un tour de un día entero.

Apúntese a una excursión organizada por una familia seychellense y vivirá una experiencia auténtica que empieza por la mañana en el mercado de Victoria para comprar especias, cocos, boniatos y mangos.

Después, hay que ir al mercado de pescado a elegir buenos productos frescos, volver a casa y ponerse manos a la obra en la cocina antes de la recompensa final: sentarse y disfrutar en buena compañía del fruto de su trabajo.

Pero si prefiere que el trabajo duro lo haga otro, una visita el restaurante Marie Antoinette en Victoria es una opción excelente para disfrutar de comida criolla casera.

© Seychelles Tourism
Una pareja charlando antes de comer en el restaurante Marie Antoinette© Seychelles Tourism

Esta mansión colonial se hizo famosa gracias al explorador Henry Morton Stanley, que se alojó en ella en la década de 1870 a su retorno de África, donde encontró al doctor Livingstone.

En la actualidad, el restaurante es toda una institución cuyo menú, que incluye clásicos tan populares como buñuelos de berenjena, pez loro rebozado, guiso de pescado y filete de atún, apenas ha cambiado desde los años 70.

Es una introducción insuperable a la comida criolla, pero es muy probable que su primera visita no sea la última –sobre todo si prueba la fruta del pan.