EventsEventos
Loader

Find Us

InstagramFlipboardLinkedin
Apple storeGoogle Play store
PUBLICIDAD

Seis muertos y ocho heridos en el ataque terrorista contra una mezquita en Quebec

Seis muertos y ocho heridos en el ataque terrorista contra una mezquita en Quebec
Derechos de autor 
Por Euronews
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Seis muertos y ocho heridos, algunos de ellos muy graves.

PUBLICIDAD

Seis muertos y ocho heridos, algunos de ellos muy graves. Es el balance oficial del ataque perpetrado anoche en una mezquita en Quebec.
El Centro Cultural Islámico de la ciudad, escenario del ataque, había sido blanco de actos de vandalismo con trasfondo de islamofobia desde hacía unos meses y también recibía amenazas con frecuencia. Pero el mensaje que ha mandado el primer ministro de la provincia de Quebec, Philippe Couillard, tras ordenar que la bandera en el Parlamento provincial ondee a media asta, era tranquilizador e iba dirigido, precisamente, a la población de fe musulmana: “estamos con vosotros, estáis en vuestra casa, aquí sois los bienvenidos, somos todos ciudadanos de Quebec y tenemos que seguir construyendo juntos una sociedad abierta, acogedora y pacífica”, decía.
También el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau ha condenado en un comunicado “este ataque terrorista contra musulmanes en un centro de culto y refugio”.
Todo comenzó hacia las ocho de la tarde, hora local. En ese momento dos hombres armados con fusiles de asalto han abierto fuego contra las decenas de fieles musulmanes que estaban rezando la oración de la noche. Tras la intervención de los equipos especiales de la policía canadiense los presuntos autores del ataque han sido detenidos.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Detenido en París un hombre sospechoso de querer inmolarse en el consulado de Irán

Un Tribunal de Moscú deniega la libertad de un sospechoso de colaborar en la masacre de Crocus Hall

Décimo aniversario de un secuestro que sumió a Chibok en el caos y la desesperación