Última hora

Última hora

Dimite la ministra británica del Interior por las cuotas de inmigrantes

Leyendo ahora:

Dimite la ministra británica del Interior por las cuotas de inmigrantes

Dimite la ministra británica del Interior por las cuotas de inmigrantes
@ Copyright :
REUTERS/Hannah McKay
Tamaño de texto Aa Aa

El Gobierno conservador británico de Theresa May sufrió este domingo un duro golpe con la dimisión de la ministra del Interior, Amber Rudd, acorralada por la polémica sobre la cuotas de deportación de inmigrantes ilegales.

Rudd negó la semana pasada ante dos comisiones de la Cámara de los Comunes que existieran tales cuotas en su ministerio. También aseguró que ella "nunca apoyaría una política que anteponga las cuotas a las personas". Y, sin embargo, la prensa británica ha sacado a la luz documentos que demuestran que no solo existen las famosas cuotas, sino que ella misma estaba al corriente.

El diario The Guardian publicó una carta de Rudd, de enero de 2017, en la que la ministra incluso se marcaba como objetivo "incrementar la cantidad de expulsiones forzosas en más de un 10 por ciento" durante los próximos años.

Desde la oposición laborista denuncian que Rudd está "pagando el pato" por Theresa May, a la que consideran la verdadera responsable del escándalo. La primera ministra fue quien estuvo antes al frente de Interior y bajo cuyo mando se marcaron las cuotas.

REUTERS/Darren Staples
Manifestación en defensa de la generación WindrushREUTERS/Darren Staples

El Gobierno británico hace tiempo que hace frente a otra polémica, la de la llamada "generación Windrush", miles de inmigrantes de países de la Commonwealth que llegaron al Reino Unido tras la segunda Guerra Mundial para participar en la reconstrucción del país y que, en los últimos años, han visto como pasaban a ser inmigrantes ilegales a pesar de haber residido en el país durante décadas.

La dimisión de Rudd es un duro golpe para May. Es la cuarta dimisión de un miembro de su Gobierno en seis meses y se produce justo antes de las elecciones locales del 3 de mayo, consideradas un test a su gestión. May también debe hacer frente a la profunda división del partido conservador tras el brexit. Todo, en una complicada situación política, pues cuenta con una mayoría muy pequeña en el Parlamento.