Última hora

Última hora

Al menos 4 policías y un civil muerto durante las protestas en Nicaragua

Leyendo ahora:

Al menos 4 policías y un civil muerto durante las protestas en Nicaragua

Al menos 4 policías y un civil muerto durante las protestas en Nicaragua
@ Copyright :
REUTERS/Oswaldo Rivas
Tamaño de texto Aa Aa

Al menos 4 agentes de seguridad y un civil fallecieron en un enfrentamiento entre policías y pobladores, durante una protesta contra el presidente Daniel Ortega en Nicaragua, informaron hoy la Policía Nacional y manifestantes "autoconvocados".

El enfrentamiento ocurrió la tarde de ayer jueves en la ciudad de Morrito, en el sureste de Nicaragua, en circunstancias que no han sido aclaradas.

La Policía Nacional informó de que "un grupo de terroristas (...) simulando realizar una denominada marcha pacífica, de manera vil y cobarde atacaron con armas de fuego, la delegación policial del municipio de Morrito".

Los "autoconvocados", que reconocieron haberse "defendido" con balas, afirmaron en redes sociales que la marcha se desarrollaba de manera pacífica, cuando fueron atacados por los policías, y que los muertos fueron "ejecutados" en un supuesto intento de deserción.

En el tiroteo también falleció un maestro de educación primaria.

La Policía Nacional también reportó el secuestro de 9 de sus agentes, además de varios trabajadores de la Alcaldía Municipal de Morrito heridos.

"La CIDH condena los actos de violencia en Morrito, que provocaron el asesinato de 4 policías y un profesor, rechaza enérgicamente estos hechos inaceptables, y espera investigaciones efectivas que aclaren las muertes. Reiteramos nuestro llamado al cese de la violencia", dijo en sus redes sociales el secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Paulo Abrao.

Nicaragua atraviesa una crisis sociopolítica, que antes del suceso de Morrito había cobrado al menos 351 vidas, la más sangrienta de su historia en tiempos de paz, y la más cruda desde la década de los años 1980, también con Ortega siendo presidente.

Las protestas contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, iniciaron el 18 de abril pasado por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en un reclamo que pide la renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción en su contra.

REUTERS/Oswaldo Rivas

La ONU denuncia un aumento de las represalias contra opositores

La Oficina de Derechos Humanos de la ONU consideró hoy que la polarización en Nicaragua ha llegado a tal extremo que las represalias contra los opositores y críticos del Gobierno se están intensificando y pidió a las autoridades que no lo toleren.

"Los asesinatos ocurren a diario en Nicaragua y la situación está degenerando en una peligrosa espiral de violencia generalizada, de violaciones de los derechos humanos y de impunidad rampante", alertó en Ginebra el portavoz de ese organismo, Rupert Colville.

Pidió a las autoridades que cumplan con sus obligaciones en materia de derechos humanos, mediante la adopción de medidas para proteger a la población y controlando a elementos y grupos armados favorables al Gobierno.

Cerca de tres meses de violencia política han causado al menos 351 muertos en Nicaragua, donde hoy tiene lugar el segundo de tres días consecutivos de protestas ciudadanas contra el Ejecutivo.

En la primera jornada, miles de personas marcharon en Managua reclamando que Daniel Ortega abandone la presidencia, mientras que para hoy se ha convocado un paro nacional y mañana se concluirá con una gran caravana, en medio del temor a que se produzcan nuevos enfrentamientos.

REUTERS/Pierre Albouy
Zeid Ra’ad Al Hussein, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos HumanosREUTERS/Pierre Albouy

El organismo de la ONU especializado en derechos humanos envió expertos recientemente a Nicaragua para evaluar directamente la situación y éstos concluyeron que los abusos de los últimos meses son la consecuencia de la erosión de largo plazo de las libertades ciudadanas y de un Estado de derecho muy frágil.

Esa misión pudo visitar el país por invitación del Gobierno, lo que no impidió que emitiera críticas contra el Ejecutivo de Ortega, al que pidió desmantelar las milicias progubernamentales responsables de numerosas muertes.

Además de los fallecidos, miles de nicaragüenses han resultado heridos en ataques de las fuerzas de seguridad y de esas milicias, y cientos más han sido detenidos arbitrariamente. EFE