Última hora

Última hora

Leyendo ahora:

Estas fotos revelan cuánto dinero necesitan los venezolanos para comprar productos básicos

Estas fotos revelan cuánto dinero necesitan los venezolanos para comprar productos básicos

Estas fotos revelan cuánto dinero necesitan los venezolanos para comprar productos básicos

Comprar productos básicos en el supermercado es cada vez más difícil para los venezolanos. La incertidumbre se vuelve incluso más grande tras la supresión de cinco ceros al bolívar a partir de este lunes 20 de agosto, una medida implementada por el presidente Nicolás Maduro para luchar contra la inflación.

Según muchos expertos, esta decisión podría producir estragos financieros y complicar aún más las compras de la población que vive una crisis sin precedentes. En julio, la tasa de inflación interanual se elevó a el 82.766 % y la situación no parece mejorar. El Fondo Monetario Internacional (FMI) proyectó una inflación anual para Venezuela de hasta 1.000.000 % en 2018.

Esta inflación ha hecho que los productos básicos, necesarios para la vida cotidiana, cuesten montones de billetes difíciles de obtener.

Esto, en algunas circunstancias, dejará a los consumidores en la confusa situación de tener que usar billetes viejos con un valor nominal de 1.000.000 de bolívares para hacer compras ahora valoradas en 10 bolívares según la nueva denominación.

Los venezolanos sin cuentas bancarias, los más afectados por la pobreza, llevan meses cargando fajos de efectivo para hacer un pequeño supermercado.

Carlos García Rawlins, fotógrafo de Reuters, decidió mostrar en imágenes cuántos bolívares se necesitan tener para poder comprar lo esencial en Caracas.

Los habitantes tienen que pagar 2.6 millones de bolívares (€0.35) por un rollo de papel higiénico.

REUTERS/Carlos Garcia Rawlins

Si se quiere comprar un pollo de 2.4 kilogramos, se necesitan 14.6 millones de bolívares (€1.94).

REUTERS/Carlos Garcia Rawlins

Un kilogramo de zanahorias cuesta 3 millones de bolívares (€0.40).

REUTERS/Carlos Garcia Rawlins

Para adquirir 1 kilogramo de arroz, hacen falta 2.5 millones de bolívares (€0.33).

REUTERS/Carlos Garcia Rawlins

Si se necesita un kilogramo de tomates, se debe pagar 5 millones de bolívares (€0.66).

REUTERS/Carlos Garcia Rawlins

Un kilogramo de queso equivale a 7.500.000 bolívares (€0.99).

REUTERS/Carlos Garcia Rawlins

Para comprar 1 kilogramo de pasta se necesitan 2.500.000 bolívares (€0.33).

REUTERS/Carlos Garcia Rawlins

Una pastilla de jabón cuesta 3.500.000 bolívares (€0.46).

REUTERS/Carlos Garcia Rawlins

Para adquirir un paquete de 1 kilogramo de harina de maíz se necesitan 2.500.000 bolívares (€0.33).

REUTERS/Carlos Garcia Rawlins

Para comprar un paquete de pañales, se debe pagar 8.000.000 bolívares (€1.06).

REUTERS/Carlos Garcia Rawlins

Un paquete de toallas higiénicas equivale a 3.500.000 bolívares (€0.46).

REUTERS/Carlos Garcia Rawlins

Un kilogramo de carne representa 9.500.000 bolívares (€1.3).

REUTERS/Carlos Garcia Rawlins

Un envase de 500 gramos de margarina cuesta 3.000.000 bolívares (€0,40)

REUTERS/Carlos Garcia Rawlins

Los conductores también aprovecharon de llenar sus tanques con la gasolina fuertemente subsidiada de Venezuela, la más barata del mundo a unos 2.896 galones por centavo de dólar.

Algunos también estaban preocupados por pagar gasolina este lunes, ya que no habrá una nueva moneda de curso legal lo suficientemente pequeña como para pagar un tanque lleno.

El presidente Maduro también afirmó este mes que se debe aumentar los precios de la gasolina. Sin embargo, no ha dado índices temporales.

Maduro ha dicho repetidas veces que el país es víctima de una "guerra económica" encabezada por adversarios políticos. También sostuvo que la nueva medida monetaria aportaría estabilidad económica.

No obstante, sus críticos consideran que se trata de “maniobra contable” y que no aportará nada para frenar la subida de precios. Afirman que la inflación es culpa de las medidas implementadas por el régimen socialista y de la impresión desmesurada de dinero.

Maduro ha declarado este lunes como un día festivo, para introducir una nueva serie de billetes con denominaciones más bajas. La mayoría de los antiguos billetes coexistirán con los nuevos durante un período indeterminado, mientras los nuevos billetes entran en circulación.