Última hora

Última hora

El pueblo francés sin agua potable desde hace dos años por contaminación

Leyendo ahora:

El pueblo francés sin agua potable desde hace dos años por contaminación

El pueblo francés sin agua potable desde hace dos años por contaminación
Tamaño de texto Aa Aa

A 200 km de París, la contaminación del suelo por la actividad agrícola ha llegado a tal punto que varias aldeas de la Borgoña no pueden beber el agua del grifo.

Pero la localidad de Etais-la-Sauvin ha batido el récord: hace casi dos años que sus 700 habitantes tienen que abastecerse de botellas de agua mineral para el uso cotidiano.

Dominique Schlestraete ha echado las cuentas: cada mes se ve obligado comprar centenares de botellas para poder abrir su pequeño restaurante. Dominique está tan harto de la situación que ha decidido no pagar sus impuestos municipales ligados al agua. "Pago lo que consumo, pero no pago los impuestos mientras el agua no sea potable". La empresa que gestiona el agua amenaza con cortarle el suministro... De ese agua que no puede consumir.

Hace años que la calidad del agua en Etais-la-Sauvin está bajo estrecha vigilancia: nitratos, bacterias fecales... La zona en la que se capta el agua potable ha dado muchos quebraderos de cabeza a los ingenieros de la Agencia Regional de Salud.

La noticia cae en 2015: las autoridades instan al ayuntamiento a realizar obras para mejorar la calidad del agua. Mientras tanto el consumo estará restringido o directamente prohibido, en función de los resultados de los análisis.

"Hemos perdido mucho tiempo" lamenta Jacqueline Larose, de la Agencia Regional. "Durante meses los dirigentes locales han rechazado conectarse a una red de distribución regional, más segura".

Al final, los miembros del ayuntamiento han tenido que aceptar.

Desde hace algunas semanas el agua que recibe el pueblo es apta para el consumo humano, sin embargo el sistema de canalizaciones es defectuoso. Hay que cambiarlo, o por lo menos repararlo, lo cual ha llevado al ayuntamiento a mantener la prohibición de consumir el agua.

El vicealcalde Eric Roblin dice a euronews que todo debería solucionarse de aquí al otoño, tras unas obras financiadas en parte por el ayuntamiento.

El alcalde, declaraba recientemente a Le Monde que él bebe agua del grifo... Y no parece encontrarse demasiado mal.

Las autoridades locales están esperando los resultados de un estudio técnico que pidieron hace dos años, antes de tomar decisiones radicales. "Es un trabajo a largo plazo que debe continuar y que sobrepasa las fronteras de este pueblo" indica la ingeniera de la agencia en referencia a las prácticas agrícolas y el uso masivo de pesticidas en Francia.

Cada año varias decenas de mies de franceses se ven afectados por medidas de prohibición de consumo de agua del grifo por problemas de contaminación del suelo, aunque la Agencia Regional de Salud recuerda que la proporción de la población que se ve afectada por esto es muy pequeña.