Última hora

Última hora

El huracán Lane se debilita pero mantiene en alerta a los hawaianos

Leyendo ahora:

El huracán Lane se debilita pero mantiene en alerta a los hawaianos

El huracán Lane se debilita pero mantiene en alerta a los hawaianos
Tamaño de texto Aa Aa

Agua y más agua. En las últimas 24 horas han caído hasta 50 centímetros de lluvia en la isla Grande de Hawái ante el paso del huracán Lane.

La peor tormenta que pasa por el archipiélago en un cuarto de siglo ya ha provocado inundaciones, deslizamientos de tierra y bloqueos en las carreteras.

Este jueves los vientos han superado los 200 kilómetros por hora, por lo que la gente se ha apresurado para conseguir víveres y proteger sus casas.

Aunque el huracán ha sido ahora degradado a categoría 3 en la escala Saffir-Simpson (de un máximo de 5), la alerta se mantiene:

"El otro asunto que vamos a ver es que esto no va a terminar en las próximas 24 horas. Este temporal continuará durante los próximos cuatro o cinco días, con fuertes lluvias y vientos, y grandes olas y lluvias torrenciales como ya venimos adviertiendo estos días", advierten desde la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEME)

El huracán Lane, actualmente a 440 km al sur de Honolulu, se desplaza lentamente hacia el norte este viernes, para dar un giro hacia el Pacífico durante el fin de semana.

Aunque no llegue a tocar tierra, las islas no se salvarán de fuertes vientos y alto oleaje. El alcalde de Honolulu, Kirk Caldwell, ha insistido en que sus habitantes permanezcan en guardia y sigan las indicaciones de seguridad:

"Lane, aunque ha sido degradado, es amplio y muy húmedo. Y se va a quedar por un tiempo mientras se desplaza porque se mueve lentamente. Por eso estamos tomando tanta precaución. No queremos que la gente diga luego que no se les ha advertido."

Al menos 14 carreteras se encuentran de momento cortadas debido a las inundaciones y deslizamientos de tierra.

El presidente Donald Trump, declaró este jueves el estado de emergencia en la localidad de Hawá y la Marina estadounidense ha informado de que está moviendo algunos de sus barcos y submarinos para evitar que queden atrapados en el puerto de Pearl Harbor cuando llegue el huracán.