Última hora

Última hora

El FMI salva a Argentina del fantasma de la suspensión de pagos

Leyendo ahora:

El FMI salva a Argentina del fantasma de la suspensión de pagos

El FMI salva a Argentina del fantasma de la suspensión de pagos
@ Copyright :
REUTERS/Marcos Brindicci
Tamaño de texto Aa Aa

El FMI ha vuelto a salvar los trastos al gobierno Macri. El organismo ha aceptado adelantar a Argentina fondos del rescate de 50.000 millones de dólares acordado en junio para tratar de calmar a los mercados.

"Quiero anunciarles que hemos acordado con el Fondo Monetario Internacional adelantar todos los fondos necesarios para garantizar el cumplimiento del programa financiero del año próximo", anunció Mauricio Macri.

Esos fondos permitirán a Argentina cubrir los costos de la deuda y alejar, al menos durante el próximo año, el fantasma que rondaba al país, el de la cesación de pagos.

Nueva depreciación del peso frente al dólar

Tras el anuncio, el índice Merval de la bolsa de Buenos Aires cerró con una subida del 1,48 %.Sin embargo, el peso sigue en caida libre. Este miércoles sufrió una nueva depreciación del 8.15 % frente al dólar, que se suma al caida del 14 % del último mes.

Para el analista Fausto Spotorno, el problema es que la confianza en el gobierno argentino se ha agotado.

"El mensaje de Macri no fue lo suficientemente fuerte. Visiblemente, adelantar los fondos del FMI, que ya estaban metidos en el cálculo de todos, no cambia la situación (...) La confianza que el mercado internacional le había dado al gobierno ya se agotó en parte. Ahora el mercado le está pidiendo al gobierno que muestre resultados", asegura Spotorno.

Entre los argentinos, curtidos a su pesar en descalabros económicos, cunde esa misma desconfianza.

"Si tuvimos que ir al Fondo Monetario Internacional es porque no hay confianza. Está la timba financiera, y la timba financiera ya la pasamos nosotros, y los que perdimos fuimos los pobres", recuerda una mujer bonaerense.

El Gobierno advierte de que "el único camino" es "bajar el déficit"

Los 15.000 millones que el FMI dio a Buenos Aires en junio, como primer tramo del rescate, solo fueron un bálsamo. El temor es que el nuevo desembolso no sea más que una tirita en medio de las turbulencias de los mercados.

Macri ya ha advertido de que el único camino para salir del agujero pasa por bajar el déficit. La paciencia de los argentinos vuelve a estar a prueba.

REUTERS/Marcos Brindicci