Última hora

Última hora

"Black Mirror, el arte como sátira social", un espejo de nuestras locuras en la Galería Saatchi

Leyendo ahora:

"Black Mirror, el arte como sátira social", un espejo de nuestras locuras en la Galería Saatchi

"Black Mirror, el arte como sátira social", un espejo de nuestras locuras en la Galería Saatchi
Tamaño de texto Aa Aa

La Galería Saatchi de Londres nos hace mirar a través del espejo en su nueva exposición de 170 obras que reflejan una visión de nuestra sociedad llena de claroscuros.

Philippa Adams,directora de la Galería Saatchi:

"_Black Mirror, el arte como sátira social_ parecía el título perfecto para reunir la labor de artistas que han trabajado en los últimos veinte años reflejando la sociedad como si fueran un espejo. Muchas de las obras miran e interpretan con humor las ansiedades, las reflexiones sobre la historia, la situación política..."

Este dibujo gigante de Dominic McGill es una compleja representación de las múltiples ideologías surgidas desde los atentados del once de septiembre de 2001. Las referencias a conflictos recientes y a líderes políticos del pasado están conectadas con citas filosóficas y caricaturas, en una crítica mordaz de los excesos del neoliberalismo.

Dominic McGill, artista:

"Cuando concebimos este proyecto una de las intenciones era que fuera como una panorámica histórica, como la batalla de Gettysburg o la historia de la Biblia. Cogimos elementos del cómic y textos y los juntamos para intentar crear una especie de pintura de la historia contemporánea".

Esta instalación de 35 impresiones digitales de James Howard fue creada hace diez años. Una vertiginosa caída al lado oscuro de internet.

James Howard, artista:

"Si vamos a intentar encontrar nuestro lugar en el universo, internet puede ser visto como una manera muy directa de conseguirlo porque podemos encontrar todos los comportamientos humanos con un clic. Hace años internet era muy diferente. No había filtros tan buenos de spam, yo accedía a páginas de internet que eran una locura y recolecté todo ese material. Había cosas bonitas y locas, y otras eran aterradoras. Ahora es bastante lineal, aburrido. Yo quería recoger material que estaba en los extremos, porque puede decirnos algo de nosotros mismos".

La exposición también invita al visitante a dar un paso más, a cuestionarse su propio comportamiento y sus ideas preconcebidas. "Antes de juzgarme ponte en mis zapatos", proclama esta instalación en la que cada par esconde su propia historia.

Black Mirror, el arte como sátira social podrá verse en la Galería Saatchi de forma gratuita hasta el próximo trece de enero.

Más de Cult