Última hora

Última hora

A favor o en contra del Nuevo Aeropuerto Internacional de México

Leyendo ahora:

A favor o en contra del Nuevo Aeropuerto Internacional de México

A favor o en contra del Nuevo Aeropuerto Internacional de México
Tamaño de texto Aa Aa

El voto popular va a decidir esta semana, en una consulta ciudadana, el futuro de la construcción de la terminal aérea. Una obra rodeada de polémica que tiene dividida a la clase política mexicana. Enrique Peña Nieto, presidente saliente, fue el gran impulsor del proyecto conocido como NAIM. Un plan criticado por el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador.

Las opciones son: continuar la construcción del nuevo aeropuerto en Texcoco, a 32 kilómetros de la capital mexicana, o cancelarla y, en su lugar, construir dos pistas en la base militar de Santa Lucía, a unos 45 kilómetros de la Ciudad de México, además de utilizar como alternativa el aeropuerto de Toluca, a 60 kilómetros de la capital.

La consulta ciudadana supone la última gran turbulencia que afronta el polémico proyecto. Las votaciones, que se celebrarán entre el jueves y el domingo, tendán lugar en 538 municipios con 1.073 urnas para que los mexicanos decidan si se paraliza o no la construcción del NAIM.

La resolución final que se adopte será la primera gran decisión del Gobierno de López Obrador, que tomará posesión el próximo 1 de diciembre. Debido al coste del plan, estimado en alrededor de 11.600 millones de euros,a la asignación de los contratos, a los costes de mantenimiento e, incluso, a los distintos impactos en el medioambiente y los municipios cercanos, el proyecto ha tenido, desde el principio, todo tipo de problemas. Los expertos estiman que el plan estará completado en 2024, último año del sexenio de López Obrador al frente del Ejecutivo mexicano.

Para varios de los grandes empresarios del país, frenar la construcción supondría suspender el crecimiento de México. Prácticamente un mes después de su triunfo en las urnas el 1 de julio, López Obrador y Carlos Slim mantuvieron un encuentro en el que encargó al magnate, ingeniero de profesión, y a algunos de sus colegas, un estudio técnico del nuevo aeropuerto para tomar una decisión sobre su futuro. A principios de mes, en un vídeo, el político afirmó que si Slim y otros empresarios se hacen cargo de la construcción estaría dispuesto a considerar la opción para no cancelar su construcción.