Última hora

Última hora

Sobreviviendo en el este de Ucrania

Leyendo ahora:

Sobreviviendo en el este de Ucrania

Sobreviviendo en el este de Ucrania
Tamaño de texto Aa Aa

Los bombardeos esporádicos siguen marcando la vida de los ciudadanos del este de Ucrania.

El pueblo de Novgorodske vivió tiempos mejores. Fue fundado en el siglo XIX por menonitas alemanes que, tal vez fascinados por la "Gran Manzana", decidieron llamarlo Nueva York.

Ahora se encuentra en la línea de contacto que separa a las fuerzas gubernamentales de los separatistas prorusos.

A pesar de la guerra, la vida continúa y los que se quedaron luchan por conquistar una cierta normalidad. Gracias a una subvención de Naciones Unidas, Oksana Lenko ha abierto una pizzería.

"Tenía el proyecto de abrir este local más adelante. Pero cuando nos brindaron la oportunidad, cuando nos ofrecieron el local, nos decidimos", explica Lenko. "Teníamos que abrirlo, con guerra o sin ella. Teníamos ese deseo y entedimos que si bien la guerra continuaba, la vida también”.

En la Nueva York ucraniana, las bombas han matado ya a siete personas. Y para los jóvenes, el miedo y la esperanza son sentimientos comunes.

Kyrylo Demianov los expresa a través del rap. A sus 17 años, dice que la música le ayuda a afrontar la realidad.

“Las canciones son como respirar aire fresco, me hacen sentir mucho mejor. Cuando me siento abrumado por la rutina, el estudio o los bombardeos, literalmente no tengo con quién hablar. Así que, simplemente escribo mis pensamientos en las notas de mi teléfono o en una página de mi cuaderno. Y cuando los leo, me siento mucho mejor", explica Demianov.

La vida en la línea de contacto es dura. Las ciudades donde la gente solía trabajar han quedado del otro lado, las violaciones del alto el fuego son frecuentes y los campos de cultivo están ahora llenos de minas.

Según nuestra enviada especial, Elena Cavallone, "a medida que el conflicto entra en su quinto año, la violencia en curso ensombrece el desarrollo del país". Y explica que en esta región, la inseguridad ha destruido la industria, ha provocado pérdidas de empleo y ha dañado las infraestructuras. "Y también ha incrementado la presión sobre los ya vetustos sistemas de protección social".

A pocos kilómetros de distancia, en la ciudad de Myrnograd, el hospital ha inaugurado un nuevo centro de rayos X, con ayuda internacional. Esta unidad quirúrgica puede atender a 11.000 pacientes al año.

Con proyectos como este, la UE trata de reforzar los vínculos con Ucrania. “Si mejoramos la vida de las personas, contribuimos a enderezar la democracia", dice Jean Erik de Zagon, gerente del Banco Europeo de Inversiones. "Al mejorar la educación o la atención médica, ayudamos a las personas y reforzamos la democracia".

El sistema sanitario ucraniano ya tenía deficiencias, pero con el conflicto se han acentuado. Por el daño que han sufrido las infraestructuras, por la falta de suministros y también porque el número de pacientes ha aumentado a causa de los movimientos de población que ha provocado la guerra.

"A medida que el conflicto aumentaba y se prolongaba, un gran número de desplazados internos y militares reclamaron nuestros servicios, especialmente en 2014", explica la doctora Roksana Khohlova. "Está claro que tenemos más pacientes, pero al mismo tiempo tenemos más posibilidades de ayudar a la gente".

Se calcula que un millón y medio de personas se han visto desplazadas como consecuencia de las acciones armadas en el Donbás y también de la anexión de Crimea por parte de Rusia.

Para la ONU es esencial recuperar la cohesión social. “Me refiero a la cohesión entre los miembros de la comunidad, pero también entre la población y el Estado", afirma Viktor Muntenau, del programa de Recuperación y Creación de Paz del PNUD. "Hay que acercarlos, hacerles sentir que son parte de un gran esfuerzo para reconstruir lo que se ha destruido".

La capital, Kiev, se encuentra a más de seiscientos kilómetros. Y la gestión del conflicto será uno de los factores que marcarán las elecciones presidenciales del próximo año.

En el este muchos no entendieron la revolución de Maidán. Y la oposición prorusa acusa al gobierno de mantener una actitud desdeñosa hacia la región.

El resultado de las elecciones también marcará el futuro de las relaciones con la Unión Europea. "Existe la posibilidad de que si las fuerzas de la venganza ganan, la integración a la UE quede estancada", explica Katharine Quinn, analista de Crisis Internacional. "Para evitar que estas fuerzas tomen demasiado peso político, el gobierno debe demostrar que se puede ser proeurope y al mismo tiempo adoptar un enfoque inclusivo que beneficie a todos los ciudadanos del país".

Los sondeos auguran un auge de las fuerzas populistas y de las fuerzas prorusas, lo que podría abrir un nuevo periodo de incertidumbre política, en Ucrania .