Última hora

Última hora

¿Puede una vacuna acabar con el ébola?

Leyendo ahora:

¿Puede una vacuna acabar con el ébola?

¿Puede una vacuna acabar con el ébola?
Tamaño de texto Aa Aa

En Sierra Leona y los países vecinos de Guinea y de Liberia, al menos 11.300 personas murieron y más de 28.000 fueron diagnosticadas con la enfermedad entre diciembre de 2013 y mayo de 2016. Una crisis sanitaria sin precedentes que originó un esfuerzo de investigación sin precedentes también. Especialmente la búsqueda de una vacuna segura y eficiente contra la enfermedad. Un esfuerzo que según científicos que siguen trabajando sobre el terreno está comenzando a aportar sus primers frutos.

“El ébola es real. Nadie debe decir que el ébola es una invención del hombre. El ébola es completamente real. Es un virus que existe. Conozco los efectos del ébola en este país. Sé a cuánta gente el ébola ha destrozado delante de mis ojos" cuenta Emma Bangura, una mujer que sobrevivió al ébola.

“Me tuvieron en cuarentena durante dos semanas. Éramos once en una sala. Yo llegué la última. Estuve ahí durante algún tiempo. Y ocho de ellos murieron. Solo tres de nosotros sobrevivimos. Pero ocho fallecieron", recuerda Kadiatu L. Bangura, otra de las supervivientes a la enfermedad.

En 2014, Emma tenía 23 años. Estudiaba Administración en Freetown, la capital de Sierra Leona. Sabía que un virus mortal transmitido a través de fluidos corporales estaba causando mucho sufrimiento a su alrededor. Y entonces un día empezó a tener fiebre y diarrea, vómitos muy fuertes y dolor en las articulaciones.

“Mi amiga perdió a su padre. Fui a visitarla y pasé con ella tres días. El padre murió, lo enterraron y yo me quedé en su casa. Tras el entierro volví y empecé a tener fiebre. Tenía tan poca esperanza… la enfermedad me estaba atacando a mí. Tenía mucho miedo porque decían que si te llevaban al centro médico, nunca más volverías de allí. Así que decidí no salir de mi habitación", cuenta Emma Bangura.

Después de 6 días encerrada en casa, Emma fue trasladada a una clínica local. Al final, logró ganar la batalla contra el ébola, pero eso le costó un precio. Tuvo que interrumpir sus estudios y ahora vive en su casa sin muchas expectativas de encontrar un trabajo. La región donde vive Emma sufrió de lleno las consecuencias de este brote viral. Se puso en cuarentena a pueblos enteros. Muchas familias dejaron de verse por miedo al contagio. La economía local colapsó. Por estas y otras razones, la región fue elegida por un grupo de científicos pertenecientes a un proyecto europeo diseñado para desarrollar una nueva vacuna con la que prevenir la enfermedad.

En el ensayo clínico, que todavía está en desarrollo en Sierra Leona, han participado más de 1000 voluntarios en buenas condiciones de salud, incluidos adultos y menores de 1 a 17 años. Este bebé de 2 años está a punto de ser vacunado bajo la mirada de su madre que intenta calmarle y las explicaciones atentas de las enfermeras.

“Los padres suelen hacer mucho esta pregunta. Si vacuno a mi hijo, ¿se curará del ébola? Y entonces nosotros les decimos: esto es un ensayo clínico, así que todavía no sabemos si puede asegurarle a tu hijo el no contraer el ébola. Esto es una prueba", dice la enfermera Isha Kanawah.

Todos los voluntarios siguen un proceso de observación muy específico antes y después de recibir la vacuna. Los médicos informan a los voluntarios y a sus familias sobre la enfermedad que intentan prevenir.

En palabras de Michael Morlai Kamara, Doctor en la Universidad de Sierra Leona: "El ébola es una de las muchas fiebres hemorrágicas virales. Precisamente, es una enfermedad multisistémica, lo que significa que puede afectar a casi cualquier órgano del cuerpo. Puede afectar los ojos, los oídos, los vasos sanguíneos, la piel... a casi todo. Incluido el sistema reproductivo".

Según la Organización Mundial para la Salud (OMS), la mortalidad producida por esta enfermedad varía del 50 al 90 por ciento. Muchos doctores implicados en el ensayo clínico vivieron el brote en primera persona.

“Nadie estaba a salvo. Y eso fue lo que me motivó a comenzar este trabajo. Quería trabajar en esta vacuna para evitar que estas cosas vuelvan a ocurrir", relata Agnes Bangura, doctora en la Universidad de Sierra Leona. Según afirman los médicos, esta vacuna, que aún sigue bajo estudio, empieza a dar resultados positivos. “Hemos comprobado que la vacuna es segura. Y de hecho los participantes en el ensayo están creando anticuerpos con los que combatir el virus. Así que es todo muy esperanzador", cuenta Agnes.

Los laboratorios locales analizan las muestras de sangre de los voluntarios. Antes del brote de ébola, estos laboratorios no existían, por lo que se han tenido que construir desde cero. La región ni siquiera está conectada a la red eléctrica nacional, por lo que los investigadores tuvieron que emplear generadores para utilizar el sofisticado equipo que traían.

Ken Awuondo es científico biológico en la London School of Hygiene and Tropical Medicine: “Velamos por la seguridad del voluntario. Primero nos cercioramos de que la vacuna es segura para él. Segundo, estudiamos su eficacia, si es lo suficientemente útil para prevenir una enfermedad. Y tercero, prestamos atención a la inmunogenicidad, si consigue mejorar el sistema inmune con el objetivo de que el cuerpo sea capaz de luchar contra la enfermedad o el virus y en especial, en nuestro caso, contra el ébola”.

En los Países Bajos se monitorea el tratamiento y se desarrollan las vacunas empleadas en Sierra Leona. El tratamiento consiste en dos vacunaciones con dos vacunas diferentes. Una estrategia que, en palabras de los expertos, pretende conseguir una inmunidad más fuerte y duradera contra una familia peligrosa de virus.

"Cuando contraes el virus, éste se reproduce muy rápidamente. Te llena la sangre de millones y millones de virus. Y eso es lo que puede producirte la muerte. También te obliga a que tu sistema inmunitario logrado tras una vacuna sea extremadamente alto para así poder hacer frente a tal cantidad de virus. El ébola sigue aquí y no va a marcharse. Seguirá estando ahí y apareciendo una y otra vez”, explica Johan Van Hoof, Director Ejecutivo en Janssen Vaccines & Prevention B.V.

Además de la investigación en los laboratorios, el compromiso de las comunidades locales es un elemento clave a la hora de llevar a cabo ensayos clínicos largos y complejos como este, según afirman los científicos. Todavía se necesita seguir ahondando en la investigación, pero los investigadores piensan que este tratamiento tiene muchas posibilidades de convertirse en todo un logro.

Kerstin Luhn, líder del equipo de desarrollo de compuestos de Janssen Vaccines: “Tenemos resultados muy positivos sobre nuestros ensayos clínicos. La vacuna está consiguiendo respuestas inmunes muy fuertes. Y estamos muy felices por ello. Así que con toda esta información sobre la mesa, estamos planeando pedir la licencia. Ese es uno de nuestros objetivos más inmediatos”.

Todo este esfuerzo de investigación se está llevando a cabo gracias a la Iniciativa Europea sobre Medicamentos Innovadores, la mayor colaboración público-privada del mundo en el sector de la medicina. Su presupuesto actual es del 3.200 millones de euros y está con fundado por la Comisión Europea y la industria europea farmacéutica. El objetivo es compartir conocimiento para desarrollar la próxima generación de vacunas, medicinas y tratamientos contra un amplio espectro de enfermedades, entre ellas el ébola.

Pierre Meulien, Director Ejecutivo de la Iniciativa Europea sobre Medicamentos Innovadores: “El mundo vivió muy preocupado el brote de ébola. Y nadie pudo predecir lo que iba a ocurrir. Aún así, fuimos capaces de movilizar a la industria pero también al sector público. Y construimos, de forma muy rápida, el programa contra el ébola, que no solo incluye vacunas sino también diagnósticos y otras cosas”.

Mientras tanto, aquellos que han sobrevivido siguen enfrentándose a los recuerdos. La directora de este colegio, Kadiatu, fue diagnosticada con ébola al comienzo de la epidemia. A sus 34 años, a menudo comparte con estudiantes y familiares a algunas medidas contra la enfermedad. “Sé cómo se transmite y sé lo que no debes hacer. No debes jugar con personas que están enfermas. No debes comer carne, especialmente carne de caza. No debes compartir ciertas cosas con la persona enferma, como por ejemplo usar la misma taza. Ahora sé todas estas cosas”.

Los investigadores de esta prometedora vacuna contra el ébola van a continuar con más ensayos clínicos, muchos de ellos actualmente en proceso, para conseguir brindar de esperanza a las nuevas generaciones que viven en las zonas más vulnerables.

--------

  • Conoce más información sobre el proyecto Evobac, cuyo objetivo es crear una vacuna que erradique el virus del ébola y sobre el Evobac2, con el que formar a estudiantes francófonos de África sobre este ensayo clínico.

  • Preguntas frecuentes sobre la enfermedad del virus del ébola.

Más de futuris