Última hora

Última hora

Bruno, un todoterreno para explorar si hay vida en Marte

Leyendo ahora:

Bruno, un todoterreno para explorar si hay vida en Marte

Bruno, un todoterreno para explorar si hay vida en Marte
Tamaño de texto Aa Aa

Los científicos e ingenieros que trabajan en ExoMars trabajan a contrarreloj, para finalizar un todoterreno y una plataforma de aterrizaje que les permitirán, en 2021, explorar la superficie y el subsuelo de Marte) y comprobar si hay o ha habido vida en el planeta rojo.

Hemos viajado hasta el Reino Unido y Bélgica para hablar con los científicos e ingenieros que trabajan en ExoMars, un equipo europeo y ruso, cuya misión conjunta es ir al planeta rojo y buscar vida.

Bruno es un todoterreno diseñado para Marte, un robot con seis ruedas. Su velocidad punta de dos centímetros por segundo y podrá deplazarse por Marte de forma semiautónoma. Es un prototipo diseñado por los ingenieros de Airbus, encargados de constuir el primer vehículo para buscar, directamente, señales de vida en Marte.

En esta etapa es poco probable que sean hombrecillos verdes. Probablemente se trate de bacterias, porque es lo que se suele encontrar en los lugares más áridos de la Tierra

Paul Meacham Ingeniero jefe de sistemas, Airbus

Paul Meacham, ingeniero jefe de sistemas, de Airbus, subraya que "este prototipo, Bruno, es practicamente idéntico al vehículo de ExoMars que utilizaremos. Posee todos los sensores e interruptores que se usan par conducir el todo terreno de forma autónoma, empezando por estas dos cámaras en la parte superior del mástil, que permiten una visión en 3D, practicamente idéntica a la humana, y una identificación de las rocas y las pendientes para analizar si puede afrontarlas".

Un vehículo, con ruedas especiales, y medidas de limpieza draconianas

La característica principal del todoterreno que aterrizará en Marte en 2021 es que puede perforar la superficie hasta dos metros de profundidad y procesar las muestras que obtenga en un laboratorio integrado dentro del mismo robot. Su fabricación supone grandes retos para los ingenieros: como por ejemplo: reinventar "la rueda", tal y como destaca Meacham: "Estas ruedas metálicas son una parte importante del sistema de locomoción. No se nos permite usar caucho, porque es orgánico, y si estamos tratando de detectar vida en Marte no querriamos toparnos con algo que nosostros mismos hubiéramos aportado. Asi que, tenemos que conseguir la misma capacidad de compresión del caucho, su maleabilidad, pero en metal, y lo hemos logrado con estas ruedas metálicas."

El modelo actual de este vehículo se está construyendo en una sala completamente esterilizada en Stevenage, cerca de Londres. Cada componente, cada instrumento procedente de los laboratorios de ciencias de toda Europa tiene que quedar absolutamente esterilizado para su posterior ensamblaje. Javier Pérez Mato, ingeniero jefe de Airbus señala una pieza clave: "Este pequeño panel que vemos detrás, cuadrado, es donde va a integrarse toda la electrónica del módulo de servicio del Rover ExoMars, y como vemos, todo se integrará en esta sala, diseñada específicamente para la misión de ExoMars y si hay vida en Marte, espero que la encontremos con esta misión."

Es absolutamente imprescindible evitar que cualquier tipo de vida terrestre penetre en Marte, de ahí que las medidas para mantener el vehículo fuera de este riesgo sean draconianas.

Abbie Hutty participa asimismo en ExoMars, en calidad de gestora de entregas. Según Hutty, los equipos han tenido que hacer frente "a muchos desafíos con el fin de mantener las herramientas totalmente limpias, asi como todo el equipo de apoyo en Tierra que debe estar impoluto. Al igual que estas instalaciones para que los ingenieros electrónicos puedan trabajar en el todoterreno, pero sin que necesiten entrar en esta sala completamente esterilizada, porque es un complicado tener que poner todo el equipo para entrar allí."

¿Cómo se artucula la colaboración ruso-europea?

La misión conjunta de la Agencia Espacial Europea y Roscosmos ya ha lanzado una nave espacial con destino al planeta rojo, el: ExoMars Trace Gas Orbiter que despegó en 2016.

Está funcionando a pleno rendimiento en órbita, desde abril de este año, "husmeando" la atmósfera en busca de metano e imaginando la superficie en detalle.

Después de una serie de reuniones, como la celebrada en la oficina de la "Política Científica Belga" se ha determinado el lugar de aterrizaje para la segunda misión ExoMars.

Quieren que el todo terreno explore Oxia Planum, una planicie en el ecuador de Marte que es un antiguo lago. Hakan Svedhem científico de la ESA explica que "Oxia Planum es uno de los lugares más interesantes para situar un módulo de aterrizaje e investigar. Se puede perforar, tomar mestras y analizar los materiales de la superficie y los del subsuelo. Además es una zona bastante segura para el aterrizaje porque la superficie también lo es. Está situado en un nivel bajo, así que puede aprovechar la atmósfera para ir bajando y reduciendo la velocidad. Tiene tiempo para reaccionar y responder antes de aterrizar."

El componente ruso de la misión se centra en la plataforma de aterrizaje que llevará el vehículo ExoMars. Irá equipada de instrumentos para medir la atmósfera marciana, aunque su preparación va a contrareloj. Daniel Rodionoc, científico del Instituto de Investigación Espacial de rusia lo confirma: "No cabe duda: el lanzamiento en julio de 2020 es una tarea muy ambiciosa, teniendo en cuenta que el equipamiento científico de la plataforma de aterrizaje está en una fase crítica, ya que su desarrollo comenzó mucho después que el del equipamiento del todo terreno".

Lo que la misión nos ha enseñado hasta ahora es que Marte es mucho más diverso y dinámico de lo que se esperaba, tal como muestran estas imágenes de la cámara suiza CaSSIS del ExoMars Trace Gas Orbiter.

¿Si hay agua helada bajo la superficie de Marte, puede haber vida?

Además, los científicos de la Agencia Espacial Europea están detectando agua helada bajo la superficie en muchas zonas. Ahora bien, Svedhem, matiza: "El agua en Marte es, en primer lugar, subterránea. No hemos encontrado lagos a cielo abierto, el agua está congelada, hay hielo en el subsuelo. Siempre se ha considerado que el agua en su forma líquida es prerrequisito para la vida. Eso no significa, necesariamente, que haya vida allí, pero es un ingrediente necesario para ella".

Nuestra visión de Marte está evolucionando muy rapidamente. Pero ¿creen los expertos que ExoMars encontrará señales de vida, actual o vestigios de la misma en el pasado? Rodionov confía en que así sea: "Sí, naturalmente, espero que ExoMars encuentre rastros de la existencia de compuestos orgánicos en la superficie de Marte. Esta es la misión para la que fue diseñada".

En cualquier caso, el equipamiento tanto el que se enviará al planeta rojo como el que se usará desde la tierra, es puntero, destaca Abbie Hutty: "Creo que contamos con los mejores instrumentos que podemos tener a bordo para detectar si hay vida. Lo más importante es el taladro que podemos utlizar para acceder a la profundidad en la que pensamos que puede haber vida o pueden hallarse rastros de una vida en el pasado. Y nadie lo ha hecho antes."

La misión tiene previsto que el todo terreno ExoMars se desplace 4 kilómetros y perfore hasta dos metros por debajo de la superficie, al menos seis veces. Y si encuentra algo ¿cómo será? Meachan explica que cree "que en esta etapa es poco probable que sean hombrecillos verdes. Probablemente se trate de bacterias, porque es lo que se suele encontrar en los lugares más áridos de la Tierra. Las bacterias son la forma de vida más resistente que conocemos, así que es bastante probable que sean bacterias lo que encontremos en el subsuelo".

Sabremos más más cuando la plataforma del todo terreno ExoMars aterrice en Marte en marzo de 2021.

Más de space