Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.

Última hora

Última hora

La paradoja de El Ejido: Vox se convierte en primera fuerza en un municipio con un 30% de migrantes

La paradoja de El Ejido: Vox se convierte en primera fuerza en un municipio con un 30% de migrantes
Derechos de autor
REUTERS/Marcelo Del Pozo
Tamaño de texto Aa Aa

Aunque la formación política de ultraderecha Vox ha conseguido el hito de entrar por primera vez en un Parlamento español - en concreto en el andaluz, la región más poblada de España-, tan solo ha logrado ser primera fuerza política en un municipio andaluz, en el que más del 30% de los vecinos son extranjeros.

Se trata de El Ejido, una localidad de Almería famosa por albergar una de las más amplias superficies de cultivo de invernadero del mundo que se ha nutrido durante décadas de mano de obra africana. Allí, Vox, con un marcado discurso antiinmigración, ha pasado de 58 votos en 2015 a 7.377 en las pasadas elecciones autonómicas.

Su actual alcalde, Francisco Góngora, del Partido Popular (PP), ha justificado el vuelco electoral por la "altísima presión migratoria" que vive la localidad y ha demandado el "control de extranjería dentro del municipio de El Ejido y de la provincia de Almería".

Durante la campaña electoral, el discurso de Vox fue más allá: "Son una invasión que viene a sustituirnos", se escuchó en sus mítines.

Los problemas de convivencia entre la población inmigrantes y los vecinos de El Ejido tuvieron su punto de inflexión con los disturbios racistas del año 2000, que todavía pesan en la imagen del municipio. El asesinato de una mujer a manos de un magrebí desencadenó una oleada de violencia xenófoba sin precedentes, con vecinos persiguiendo inmigrantes al grito de "caza del moro" para golpearles con palos o destruir sus viviendas y negocios.

"El sentimiento antiextranjero en el municipio de El Ejido es muy elevado, sobre todo, entre los individuos con una situación socioeconómica vulnerable, así como una ideología política conservadora", señala el estudio "Actitudes recientes hacia los inmigrantes en El Ejido (España)" que analiza los disturbios una década después.

"Esta visión negativa ante la inmigración se acentúa con el aumento de la población extranjera (sentimiento de amenaza), de manera que cuantos más inmigrantes mayor recelo existe", añade.

Jorge Galindo, sociólogo y politólogo español, explica a Euronews que no existe una evidencia sólida en la literatura académica de que la presencia de inmigrantes promueva el voto a la extrema derecha.

"Es un asunto muy debatido", precisa, por lo que considera que hay que tener cuidado a la hora de señalar una correlación entre la alta presencia de población inmigrante y el voto a Vox.

Galindo recuerda que El Ejido es un municipio con un fuerte apoyo histórico al partido de derecha PP. "Quizás el voto se ha movido simplemente dentro de la derecha. Es posible que el discurso antiinmigración haya jugado un papel importante en ello, pero en El Ejido igual que en otros lugares", señala.

"Otra posibilidad es que como El Ejido es un lugar donde la inmigración ya estaba politizada desde hacía años, la extrema derecha haya logrado unos mejores resultados porque llevaba mucho más tiempo activándose ese discurso", concluye.

“A las ocho de la mañana todos los inmigrantes son pocos"

Carlos Gómez Gil, también sociólogo y politólogo español, pone como evidencia del problema de racismo de El Ejido una frase de su exalcalde Juan Enciso, del PP: "A las ocho de la mañana todos los inmigrantes son pocos. A las ocho de la noche, sobran todos".

"Esa es la filosofía de muchos de los empresarios de esta localidad, buena parte de los cuales utilizan a inmigrantes sin papeles en sus invernaderos, pero luego votan a Vox diciendo que los inmigrantes les dan miedo", asegura.

"Pensar que los inmigrantes solo son mano de obra precaria, sin necesidades ni derechos desde hace años solo genera racismo y rechazo, como sucede en este municipio almeriense, caldo de cultivo de la xenofobia y la corrupción, epicentro de VOX en Andalucía", añade.