Última hora

Última hora

Las cargas sociales de la lucha contra el cambio climático

Leyendo ahora:

Las cargas sociales de la lucha contra el cambio climático

Las cargas sociales de la lucha contra el cambio climático
Tamaño de texto Aa Aa

Va llegando a su fin la primera semana de la COP 24, la cumbre sobre el clima de Polonia. Y la noticia sobre el aumento del tres por ciento de las emisiones de CO2 ha incrementado estos días la presión para conseguir resultados concretos.

Establecer planes de ejecución a partir del Acuerdo de París firmado en la cumbre de 2015.

El presidente del encuentro nos ha comentado que el gran reto es asegurarse de que los Gobiernos están implementando su compromiso para limitar las causas del calentamiento global.

¿Cómo vamos a comprobar que las promesas realizadas se cumplen?

Michal Kurtyka Presidente de la COP 24

Michal Kurtyka, presidente de la COP 24:

"No estamos debatiendo sobre si lo hacemos sino sobre cómo lo hacemos, y ese es un debate mucho más complicado. ¿Qué significa una contribución determinada a nivel nacional? ¿Cómo contribuyen los países a los esfuerzos a nivel de la humanidad? Y ¿cómo vamos a comprobar si las promesas realizadas se cumplen?

Pero no se trata solo de los Gobiernos. Las protestas contra el aumento de los impuestos al combustible en Francia reflejan lo difícil que resulta pedirle a la sociedad que comparta las cargas que conlleva la lucha contra el cambio climático.

"Cada país debe encontrar la forma de cumplir"

Michal Kurtyk reconoce que la transición hacia energías limpias debe ser gestionada con sumo cuidado:

"Depende de cada estado encontrar el camino, teniendo en cuenta que todos estamos de acuerdo con el objetivo común. Hay solidaridad que compartimos, pero cada uno elige su propio camino. Realizar la transición sin perder a nadie en el trayecto es una idea muy potente de esta cumbre y también uno de los valores más importantes de Polonia".

Con los efectos del calentamiento global cada vez más evidentes, la cumbre se ha impuesto como plazo el final de año para acordar un libro blanco de reglas para hacer cumplir los límites del aumento de la temperatura del planeta.

Pero las discusiones entre los países participantes indican que se trata de un objetivo demasiado ambicioso.