Última hora

Última hora

Theresa May, la superviviente

Theresa May, la superviviente
@ Copyright :
REUTERS/Eddie Keogh
Tamaño de texto Aa Aa

Theresa May ha demostrado una vez más que es capaz de hacer frente a las peores tempestades y mantenerse a flote. Ahora la primera ministra británica ha conseguido sobrevivir a la moción de censura dentro de su propio Partido Conservador, impulsada por medio centenar de diputados euroescépticos.

"El resultado de la votación celebrada esta noche muestra que el grupo parlamentario tiene confianza -anunció, interrumpido por los aplausos, Graham Brady, diputado conservador y presidente del Comité 1922-, _confianza en Theresa May como líder del Partido Conservador".
_

May conserva el liderazgo pero hipoteca su futuro político

May obtuvo el apoyo de 200 diputados conservadores, pero 117 votaron en contra. Conserva el liderazgo, aunque a cambio ha hipotecado su futuro político al comprometerse a dejar el cargo antes de las próximas elecciones legislativas.

"Después de esta votación, tenemos que seguir con el trabajo de sacar adelante el Brexit para los británicos y construir un mejor futuro para este país -dijo la premier tras superar la moción-_; un Brexit que respete el voto de la gente, que una al país en lugar de consolidar la división. Eso debe comenzar aquí, en Westminster, con políticos de todos los frentes que se unan y actúen en beneficio del interés nacional".
_

Liderazgo cuestionado y un acuerdo de Brexit sin respaldo parlamentario

La situación de May era muy complicada ya desde hace meses, pero esta moción dentro de su propio partido sirve para avivar las críticas de los que reclaman su dimisión.

"La Primera MInistra debería renunciar -reclamó el diputado conservador euroescéptico Jacob Rees-Mogg- No puede sacar adelante su acuerdo de Brexit, malo, insatisfactorio y sin respaldo del DUP (principal partido unionista norirlandés), de muchos conservadores ni de la oposición".

"Casi el 40 por ciento de los que conocen mejor a Theresa May, es decir, de sus propios diputados conservadores, han dicho que no tienen confianza en ella como primera ministra. Lo que significa que es alguien que prácticamente no tiene credibilidad para negociar, ahora incluso menos", afirmó el diputado laborista Richard Burgon.

May, un hueso duro de roer

Tras el voto, nada ha cambiado y el acuerdo de Brexit sigue sin contar con respaldo parlamentario, pero la primera ministra ha demostrado, una vez más, que es un hueso duro de roer, capaz de pelearse al tiempo en Bruselas y en Londres, de soportar una hemorragia de ministros en su Gobierno y de sobrevivir a un cuestionamiento público de sus colegas 'tories'.