Última hora

Última hora

Orbán: "La inmigración cambiará totalmente la política europea"

Orbán: "La inmigración cambiará totalmente la política europea"
Tamaño de texto Aa Aa

primer ministro húngaro Viktor Orbán ha mostrado su total apoyo a los Gobiernos antiinmigración europeos y ha arremetido contra Francia y Alemania.

Lo ha hecho durante una inusual primera rueda de prensa del año, celebrada en Budapest y en la que han participado no solo medios afines.

El líder ultranacionalista ha dado la bienvenida a la alianza conservadora de los dirigentes populistas de Italia y Polonia para las elecciones europeas del próximo mayo.

Su rígida política antimigratoria ha marcado su gestión desde 2015.

"La inmigración no será solo el principal tema de las elecciones parlamentarias europeas", ha asegurado el líder húngaro. "Es una cuestión que remodelará en profundidad la totalidad de la política europea".

Contra Francia y Alemania

Orbán ha asegurado también que luchará contra el presidente francés Emmanuel Macron, al que considera líder de las políticas promigratorias en el continente. Y ha anunciado que su país no se comprometerá con Alemania para la acogida de inmigrantes.

"En los países de Europa Occidental la inmigración es una cuestión de coexistencia. Pero no en Europa Central. Porque no queremos cohabitar con otros, queremos continuar por nuestra cuenta".

Tuit sobre el tema de la europarlamentaria española Beatriz Becerra

El apoyo al candidato Manfred Weber y la Universidad de Soros

Euronews le preguntó por el apoyo de su ejecutivo a Manfred Weber, europarlamentario alemán candidato del Partido Popular Europeo a la presidencia de la Comisión. Weber votó a favor de sancionar a Hungría, hecho que Orbán relaciona con un malentendido respecto a la Universidad del magnate Viktor Soros, que trasladó su campus fuera de Hungría ante el acoso por parte de su Gobierno.

"Mi amigo Weber fue engañado. Creo que el voto que emitió contra Hungría a causa de la cuestión de la Universidad de Soros no estaba justificado".

Orbán ha afirmado también que la nueva ley que permite a un trabajador hacer hasta 400 horas extras al año es una oportunidad laboral, a pesar de las masivas manifestaciones en contra.

El líder de Fidesz no ha querido responder a preguntas sobre el rápido enriquecimiento de algunos miembros de su familia.