Última hora

Última hora

El bloqueo del barco Aita Mari evidencia el giro de política migratoria del Gobierno de España

El bloqueo del barco Aita Mari evidencia el giro de política migratoria del Gobierno de España
@ Copyright :
Javi Julio
Tamaño de texto Aa Aa

Con el bloqueo este viernes del barco de rescate Aita Mari en el Puerto de Pasajes, el Gobierno de Pedro Sánchez confirma un giro en su política con respecto a los barcos de rescate de las ONGs.

Dependiente del Ministerio de Fomento de España, la Capitanía Marítima del puerto de Pasajes ha denegado este viernes el despacho solicitando partir al Mediterraneo Central por parte del Aita Mari. "El tema está ahora en manos de nuestros abogados", ha señalado Iñigo Mijangos, presidente de Salvamento Marítimo Humanitario, SMH, la ONG propietaria del barco. "Vamos a presentar un recurso a esta decisión”.

El Aita Mari estaba listo para zarpar y cumplía con todos los requisitos que exige la normativa de pabellón español. Sin embargo, ésta no es la primera vez que el Gobierno ha puesto trabas a este pesquero reconvertido a barco de rescate. Hace unos meses, SMH, ya denunció mediante una recogida de firmas, el retraso burocrático de una firma que daba la aprobación a su reforma, y que hacia retrasar su salida. En esa ocasión, portavoces del Ministerio de Fomento de España consultados, aducían a un retraso burocrático corriente.

Mientras tanto, los planes inmediatos del Aita Mari son pedir despacho para que el buque zarpe los antes posible, dando la vuelta a la península, hasta Palma o Tarragona, "puertos que están mas próximos al Mediterráneo central, y allí, esperar la respuesta al recurso que vamos a solicitar a ésta negativa. La administración tiene ahora tres meses para contestarnos, veremos cuánto tarda en hacerlo. No quisiera tener la confirmación de que éstas son unas demoras provocadas intencionadamente”, señala Mijangos.

“No nos ha sorprendido esta respuesta. Visto el caso del Open Arms, nos lo esperábamos, pero al escuchar las argumentaciones jurídicas contra esa resolución, teníamos una pequeña esperanza”, lamenta.

Javi Julio
Voluntarios del Salvamento Maritimo voluntarioJavi Julio

La negativa al Open Arms de navegar al mediterráneo central por el Ministerio de Fomento español fue rápidamente aplaudida por el ministro de interior italiano, Mateo Salvini.

Si el gobierno de Pedro Sánchez se estrenaba a a los pocos días del comienzo de su mandato ofreciendo puerto seguro al buque Aquarius, que navegaba con mas de 630 personas rescatadas a bordo tras el cierre de puertos por parte de Malta e Italia, las decisiones actuales de paralizar al Open Arms y al Aita Mari, dejan ver un giro a las políticas migratorias por parte del Gobierno de España.

No es la primera vez que el Gobierno español da un giro de este tipo en políticas migratorias.

Mientras que en 2015 presentó un recurso ante el Tribunal Constitucional contra una ley del Partido Popular que permitía las devoluciones en caliente en la frontera de Ceuta y Melilla, al llegar al gobierno defendió con argumentos muy similares a los del expresidente del Gobierno, Mariano Rajoy éstas devoluciones, considerando que permitían combatir el "efecto llamada".

A esto habría que sumar el silencio informativo en las redes de Salvamento Marítimo, ente público a cargo del gobierno de España que se dedica a realizar rescates en el mar. Desde finales de año, según denuncian ONG y CGT, el sindicato mayoritario, ya no se comunican en redes sociales los rescates que se realizan de las pequeñas embarcaciones que salen desde el estrecho o el mar de Alborán.

Lee | Un pesquero vasco reconvertido en barco de rescate de migrantes en el Mediterráneo

“No nos dejan salvar vidas”

“Ellos tienen tiempo y medios para aguantar nuestros recursos”, protesta Iñigo Gutierrez, vice presidente de SMH. “Pero nosotros no tenemos tiempo. Mientras pasa el tiempo y estamos aquí parados, la gente muere ahogada. No nos dejan salvar vidas”.

Según cifras de ACNUR, durante el 2018 fueron recuperados 2.262 cadáveres de personas muertas en el Mediterráneo. Sin embargo, la agencia de la ONU no puede contabilizar los de las personas desaparecidas.

“Si se está reconociendo en ese documento que nos deja zarpar que hace falta auxilio en el mediterráneo central, si no es el Aita Mari, que vaya un buque de la armada, o uno de Salvamento Marítimo”, protesta Mijangos. “Cuando se producen terremotos o tsunamis en lugares lejanos, el estado da muestra de su solidaridad y pone todos sus medios para auxiliar en esos países, nos gustaría que aquí dejaran de poner trabas, y fuera igual”.

Lee | 170 muertos en el Mediterráneo en 48 horas y solo un barco de rescate