Última hora

Última hora

Drama en la frontera de Venezuela

Drama en la frontera de Venezuela
Tamaño de texto Aa Aa

Cada día, 25.000 venezolanos cruzan la frontera entre Colombia y Venezuela. La mayoría vuelve después de comprar lo que no puede encontrar en su país. Pero alrededor de 3.000 personas se van para no volver. La violencia y la crisis en los servicios sanitarios afectan a multitud de familias .

Anise Rivera, emigrante: "Muy fuerte, muy fuerte todo. Hay mucha necesidad. Toda mi familia está aquí. Yo era la última que quedaba en Venezuela, pero ya no puedo quedarme más. Mis hijos están enfermando. Tuve que emigrar. Es doloroso dejarlo, pero espero que Venezuela cambie pronto".

José y sus amigos están emigrando a Ecuador, pero no tienen dinero para comprar los billetes de autobús. Caminarán los 1.500 kilómetros que les separan de su destino.

José Martínez, emigrante: "Iremos a pie. Caminando, patrón. Peleando desde aquí hasta allí, durmiendo en cartones, haciendo autostop. Tenemos que llegar hasta allí como sea."

Dejar Venezuela, dicen, no es fácil.

José Martínez, emigrante: "Sí nos afecta porque dejamos a nuestra familia, a nuestras madres, a nuestros hijos, a nuestros abuelos. Toca seguir adelante, pelear duro, para poder tener lo nuestro, ¿me entiendes? Para poder tener lo que a uno le toca, su casita y para poder mandar plata para allá para que ellos puedan comer...medio comer, porque tampoco les mandamos una fortuna para allá".

Cerca de la frontera, miles de personas se agolpan frente a un comedor de beneficencia. La mayoría de los que comen aquí no son migrantes. Cruzan la frontera de Venezuela cada día para recibir alimentos. Los gerentes de los comedores de beneficencia no lo dudan: hay una crisis humanitaria en Venezuela.

José Cañas Pérez, pastor de la diócesis de Cúcuta: "Miren lo que está pasando aquí. Todos los días vienen 5.000 hermanos venezolanos vienen a comer. Si no existiera la crisis, entonces, ¿por qué vendrían aquí? Sobran las palabras."

Más de 2.3 millones de venezolanos han dejado su país desde el año 2015, según Naciones Unidas.

Héctor Estepa, Euronews: "Este es el Puente de Tienditas, fronterizo entre Colombia y Venezuela, que no ha llegado a ser inaugurado. El Gobierno de Nicolás Maduro ha colocado dos contenedores y un camión cisterna bloqueando el lado venezolano de la frontera. Nicolás Maduro se niega a autorizar la entrada en Venezuela de los suministros humanitarios enviados por los países que reconocen a Juan Guaidó como presidente interino. Maduro cree que la entrada de esos suministros podría facilitar la intervención militar extranjera en Venezuela. Héctor Estepa, desde Cúcuta, para Euronews."