Última hora

Última hora

Rampling, Oso de oro honorífico por su cine "poco convencional y estimulante"

Rampling, Oso de oro honorífico por su cine "poco convencional y estimulante"
Tamaño de texto Aa Aa

La actriz británica Charlotte Rampling recibe el Oso de Oro Honorífico que otorga el Festival Internacional de Cine de Berlín (Berlinale), en reconocimiento a su carrera.

"Las películas pueden ser increíblemente importantes y pueden ser increíblemente poderosas en lo que dicen, así que tenemos que ser muy cuidadosos con lo que decimos, pero al mismo tiempo tenemos que entregarnos completamente a ellas como actores", dijo Rampling (Sturmer, Reino Unido, 1946) tras recibir el premio.

A sus 73 años cuenta con un centenar de películas en su haber, entre ellas "Portero de Noche " dirigida por Liliana Cavani, y que la Berlinale la proyectó en su honor.

No es la primera vez que pasea por la alfombra de la Berlinale. En 2006 fue presidenta del Jurado Internacional y en 2015, ganó el Oso de Plata a la mejor actriz por 45 años, de Andrew Haigh, con la que también fue nominada al Oscar.

Esta es la receta de su éxito:

"Cualquier cosa en la vida tienes que querer hacerla realmente y tienes que dar tu vida por lo que realmente quieres hacer, no se trata de hacer un sacrificio, sino de ser capaz de hacer lo que uno quiere y mantenerse en ello, tienes que recordar que por muchos problemas que surjan, no debes apartarte de tu camino", señaló a Euronews, Charlotte Rampling.

Hija de un militar y una pintora, comenzó su carrera como modelo antes de llegar al cine en los 60. Trabajó con emblemáticos directores como Woody Allen o Lars von Trier.

Uno de sus primeros papeles fue en la ingeniosa película británica Georgy Girl (La soltera retozona), dirigida por Silvio Narizzano. El drama político de Luchino Visconti en 1969, La caduta degli dei (La caída de los dioses), trajo la fama internacional de Rampling y trabajaría a menudo con directores italianos.

La actriz asegura haber aprendido de todos sus papeles y que en su vida, como en su trabajo, ha luchado siempre por no depender de nadie, en sus palabras "ser ferozmente independiente".