Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

De Francia al Cáucaso en Lada Niva para recopilar las músicas tradicionales

Antoine Sergent y Marion Bretteville en el Lada con el que viajarán
Antoine Sergent y Marion Bretteville en el Lada con el que viajarán -
Derechos de autor
Amaury Tremblay
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Se enamoraron de las músicas tradicionales del Cáucaso y ahora han decidido aparcarlo todo durante dos meses para beber de la fuente. Marion Bretteville y Antoine Sergent, dos jóvenes músicos de Rouen, al norte de Francia están preparándose para un viaje por carretera de 5.000 kilómetros para recuperar los cantos y músicas tradicionales de esta región y enriquecer el repertorio de su dúo S'Adouno.

En Turquía se les unirá Bulat Khalilov, etnomusicólogo ruso que lleva años grabando músicas tradicionales con su sello Ored Recordings. Khalilov les ayudará a encontrarse con músicos y será el puente para comunicar con ellos. "Esta música no se toca en conciertos, hace falta ir sobre el terreno, vivir con sus habitantes y participar en sus rituales, hay que comprender el contexto en el que se tocan, es muy difícil obtener grabaciones" nos cuenta Antoine en una entrevista telefónica.

Decidieron viajar en un emblemático vehículo: el Lada Niva por varias razones "es un coche mítico, de la región, además nos permitirá viajar por carreteras difíciles y esperamos que nos facilite el paso por las fronteras y el contacto con la gente de allí". Son conscientes de las dificultades técnicas que pueden encontrar pero tiene apoyo logísitico y sobre todo "somos positivos sobre las relaciones humanas" cuenta el violoncelista.

Antoine Sergent
El coche con el que viajarán, resistente y autóctonoAntoine Sergent

Hay que decir que no son unos recién llegados. Tanto Marion como Antoine tienen el título de conservatorio de música -violín y violoncello respectivamente- y hace años que se iniciaron en las músicas del mundo, con especial atención a la música de los Balcanes, Grecia y Turquía. "Es solamente que vamos algo más hacia el este" bromea Sergent. "Nos encanta el repertorio armenio, georgiano... Tienen una forma muy especial de tocar, la música está asociada a la vida diaria, a un contexto, a los rituales como las bodas, eso allí está muy bien preservado" dice.

Antoine ya viajó a la región hace algunos años, allí conoció a Khalilovy se enamoró definitivamente de este tipo de música.

A ambos les parece que esta relación cotidiana con la música, esta forma de compartirla, es "más natural" que por ejemplo en la música clásica.

Con su dúo S'Adouono ya han empezado a tocar algunas canciones de este rico repertorio y la cosa ya suena bastante bien. Con este viaje que esperan ampliar y profundizar su conocimiento de estas músicas.

En este momento tienen un marcha una campaña de financiación participativa o crowdfunding "para pagar los gastos, sobre todo la gasolina, y los visados". Para el complicado tema de las fronteras han recurrido a una agencia especializada.

"Alguna gente nos pregunta si lo que queremos es financiarnos las vacaciones, pero no es cierto, es un trabajo de residencia artística y de recolección de músicas. Vamos a ir con una cámara y material de grabacion de sonido para preservar esta música que es tan difícil de escuchar fuera de su contexto cotidiano" comenta Antoine.

Y después del viaje esperan establecer lazos entre los músicos y familias que encuentren y Francia.

También preparan un concepto de "banquete-concierto", en el que se podrán degustar platos tradicionales de la región del Cáucaso y que acercará a los espectadores al contexto en el que habitualmente se toca esta música: en las bodas y bautizos, en las comidas de familia, contando historias de héroes... Y por supuesto contarán su propia historia después del viaje.