Última hora

Última hora

Los ataques de Sri Lanka fueron en represalia por los de Nueva Zelanda

Los ataques de Sri Lanka fueron en represalia por los de Nueva Zelanda
Derechos de autor
REUTERS/Athit Perawongmetha
Tamaño de texto Aa Aa

Los primeros elementos de la investigación sobre los atentados del domingo Sri Lanka apuntan a que fueron cometidos en represalia por la matanza cometida por un supremacista en dos mezquitas de Nueva Zelanda.

"Las investigaciones preliminaron han revelado que lo que pasó en Sri Lanka fue cometido en represaria al ataque contra musulmanes en Christchurch", ha declarado ante el Parlamento el viceministro sirilanqués Ruwan Wijewardene, en referencia al ataque que dejó 50 muertos el 15 de marzo en dos mezquitas de la gran ciudad del sur neozelandés.

Entretanto, el país sigue en alerta máxima. Se ha decretado el estado de emergencia, mientras se sigue procediendo a detenciones, más de una veintena, y registros en busca de los responsables del baño de sangre del domingo.

La responsabilidad ha sido atribuida al NTJ, un grupo islamista local, en principio, sin capacidad para orquestar atentados de esta dimensión. De ahí que los investigadores, asistidos por el FBI e Interpol, busquen conexiones internacionales.

Habían sido advertidos de que se preparaban atentados contra iglesias y hoteles

Las autoridades han entonado un doloroso mea culpa al reconocer que habían sido advertidas del peligro.

"Agencias internacionales nos advirtieron el 4 de abril de que iba a ocurrir algo así, ataques suicidas en distintos lugares -reconoció el ministro de Sanidad, Rajitha Senaratne, ante la prensa-. Esos informes detallados señalaban que los objetivos serían iglesias cristianas y católicas y destinos turísticos, hoteles".

Miedo a una vuelta a la violencia del pasado

Sri Lanka no había conocido un episodio de tal violencia desde el final de la guerra civil hace diez años y nunca la minoría cristiana de la isla, un 7 % de la población, había sido víctima de una matanza como esta. La herida es profunda y el mea culpa del Gobierno que no sirve de bálsamo para la población, que llora a sus muertos. Al menos 310, según las últimas cifras oficiales. A los que se suman medio millar de heridos.

Y luego está el miedo, el miedo a que el país vuelva a la violencia del pasado, marcada por 26 años de conflicto entre la guerrilla tamil y el Gobierno.

"En este momento, la situación es terrible. Necesitamos mucha reconciliación -afirma el padre Prasad Harshan, un sacerdote local-. Por un lado están lo que sufren este terrible dolor. Por otro lado, tenemos gente que vive con miedo de lo que pueda pasar después".

Al menos 39 muertos extranjeros y 14 desaparecidos

Entre los muertos, al menos 39 extranjeros, dos de ellos españoles. También hay 14 desaparecidos, que podrían estar entre las víctimas mortales que aún no han sido identificadas.

Mientras tanto, Sri Lanka señala a otro responsable: las redes sociales, acusadas de dejar proliferar contenidos que incitan a la violencia y bloqueadas tras los atentados. Facebook ya trabaja para eliminar todos los vídeos vinculados con los ataques del domingo.