Última hora

Última hora

Más formación y aprendizaje, el futuro del mercado laboral en Europa

Más formación y aprendizaje, el futuro del mercado laboral en Europa
Tamaño de texto Aa Aa

Nuevas habilidades y constante aprendizaje, las claves del futuro del elmpleo en la UE

Las habilidades son la moneda de cambio del siglo XXI, junto a la educación, son factores cruciales para construir el futuro de nuestras sociedades y economías.

¿Están tus habilidades actualizadas? En el programa Real Economy, en Euronews, nuestra editora jefa de economía, Shasha Vakulina, trata de descubrir cómo será el futuro del mercado laboral. Junto a ella, Fanny Gauret, periodista de Euronews, ha ido a ver cómo los trabajadores se adaptan cada vez más a las nuevas demandas.

Una Industria 4.0

Fanny Gauret se dirigió a Le Havre. Una planta que fabrica góndolas para motores de avión. Allí, utilizando tecnologías digitales innovadoras, se está originando la Fábrica del futuro. Para eso las habilidades de los trabajadores están evolucionando. Se trata de una Industria 4.0.

El Foro Económico Mundial estima que para 2022 más de la mitad de los trabajadores tendrán que volver a capacitarse o aumentar su capacitación. Fabrice se ofreció voluntario para una formación, y esto tiene un impacto en su jornada laboral.

“Antes hacíamos esta operación a mano, a fin de cuentas, se trata de una operación muy física, muy dura, puede ocupar tres cuartos de una jornada laboral. Con el robot de perforación, en un cuarto de día está hecho”, explica mientras maneja el enorme robot.

Las tecnologías digitales permitirán a las industrias reducir los costes y mejorar su eficiencia. Son la clave para la competitividad de las empresas, pero también para trabajadores como Mikael, aprendiz de ingeniero, y Nicolas, su tutor.

“No todo el mundo trabaja con nuevas tecnologías. Estoy trabajando en dos campos como la realidad virtual y aumentada, que no se conocen mucho en el dominio industrial”, explica Mikael. “La idea detrás de estos nuevos puestos de trabajo es tener una formación de "Soy ingeniero industrial, por lo que gestiono aspectos mecánicos y de producción, entre otros, y además, tengo verdaderas habilidades en todas las áreas digitales”, agrega Nicolas. Mikael considera que gracias a su nueva formación su perfil es mucho más contratable.

"la automatización con máquinas o algoritmos pone sobre la mesa la cuestión del papel de los humanos en el proceso"

Esta nueva forma de trabajar permitirá a la compañía entregar 2000 nuevos motores en tres años, el lugar de los 15 años necesarios con el antiguo modelo. Sin embargo, la automatización con máquinas o algoritmos pone sobre la mesa la cuestión del papel de los humanos en el proceso.

Cédric Halé es el director de recursos humanos de la empresa: “Esta transición debe ser positiva, y para ser positiva debe estar preparada. La fábrica del futuro es una herramienta industrial para servir a los recursos humanos, dirigida a ayudarles, para concentrarse en su valor añadido y en tareas con ese valor. Eso es lo que nos permitirá ganar eficiencia, y marcar la diferencia con nuestras actividades”.

Las nuevas tecnologías aumentan constantemente, y muy rápido. ¿Cómo adecuar la formación de los trabajadores a las demandas del mercado laboral? En Lyon, Alban Guyot trabaja con una red de 19.000 de empleadores centrada en estos desafíos: “Es una de nuestras mayores preguntas, aún no tenemos respuesta, pero esto se debe a que hay muchas cosas que están siendo probadas en las empresas, sobre cómo la tecnología permitirá abordar temas como la proximidad al cliente, la innovación, el desarrollo internacional, la comprensión de las expectativas de los clientes, etc. Todos estos temas que van surgiendo, potencialmente, están creando nuevos puestos de trabajo”.

Datos de la Unión Europea

El desempleo en la Unión Europea estaba en el 6,5% en febrero de 2019, la cifra más baja desde hace tiempo. Todavía se traduce en más de 16 millones de personas sin trabajo en la Unión.

El mercado de trabajo está bajo un proceso de cambio guiado por nuevas fuerzas:

  • El desarrollo tecnológico

  • El cambio climático

  • Los cambios demográficos

  • La globalización

190 millones de personas están desempleadas en el mundo, de ellas, 64,8 millones son jóvenes. 300 millones de trabajadores viven en situación de extrema pobreza, con menos de 1 euro y 70 céntimos al día. 2.000 millones de personas viven de la economía sumergida. El crecimiento de los salarios disminuyó del 2,4 al 1,8 por ciento entre 2016 y 2017. Existe una diferencia salarial del 20% entre hombres y mujeres. Todos estos retos deberían ser abordados con 344 millones de puestos de trabajo que deberían crearse en el mundo en 2030.

Marianne Thyssen

Euronews ha hablado la comisaria europea de empleo, asuntos sociales, competencias y movilidad laboral, Marianne Thyssen sobre estos retos: “Creo que uno de los principales retos son las habilidades de la gente. Casi 70 millones de personas en Europa carecen de las competencias digitales básicas. Y esto no está bien. Vemos muchas vacantes que no se cubren y lo que realmente tenemos que aprovechar es que podemos capacitar mejor a nuestra gente y hacer que las competencias, la educación y la formación sean a menudo más relevantes para el mercado laboral. Siempre digo, cuando se trata de la cualificación de las personas, que "empleabilidad" no es una palabra sucia. Hay que tener en cuenta que las personas, una vez terminada la escuela, tienen que incorporarse al mercado laboral y que esta transición debe ser lo más fluida posible”.

“Tenemos que pedir a los ciudadanos que examinen sus capacidades, que hagan un esfuerzo, por supuesto. También tenemos que pedirles que estén preparados para el aprendizaje a lo largo de toda la vida. Creo que no podemos decir, con los años que tenemos por delante, vamos a la universidad, obtenemos nuestro certificado y ya está. ¡No! Tenemos que ser hábiles, seguir creciendo, mejorar nuestras habilidades. Y estaremos ocupados con las habilidades toda nuestra vida. Pero desde este punto de vista, permítanme decir al Gobierno, a las autoridades públicas, también tenemos que ponernos manos a la obra y debemos asegurarnos de que haya buenas ofertas disponibles. Y esto es lo que intentamos combinar ya en lo que llamamos 'recomendación de vías de mejora de la cualificación'.

“Tenemos que pedir a los ciudadanos que examinen sus capacidades, que hagan un esfuerzo"

Se trata de la cualificación de los adultos, dándoles una segunda oportunidad, allí pedimos a los Estados miembros que se aseguren de que se ayuda a las personas a tener la posibilidad de volver a cualificarse y a tener una evaluación individual, a disponer de una oferta adaptada y a hacer posible que puedan volver a formarse y que puedan documentar sus cualificaciones, continúa Thyssen.

“Debemos estar preparados, como europeos, para tomar la iniciativa e intentar no exportar nuestros productos y servicios, sino también nuestros valores. Creo que muchas personas de otras partes del mundo miran a Europa, porque saben que hay una buena calidad de vida aquí. Y debemos hacer posible que las personas también en el futuro tengan una buena calidad de vida. Así que lo que tenemos que hacer en nuestros acuerdos comerciales -que se refieren a los servicios y productos y a las cadenas de valor mundiales- debemos asegurarnos de que también tenemos acuerdos sobre la protección del medio ambiente, que también tenemos acuerdos sobre el empleo y la seguridad social, sobre condiciones de trabajo dignas, etcétera”, concluye la comisaria.