Última hora

Última hora

Un parque de Berlín delimita "rectángulos rosas" para narcotraficantes

Un parque de Berlín delimita "rectángulos rosas" para narcotraficantes
Derechos de autor
Lina Verschwele - Können rosa Linien das Drogenproblem im "Görli" lösen?
Tamaño de texto Aa Aa

La "creativa" idea del director de un parque de Berlín para resolver el problema de la drogadicción le ha valido una oleada de críticas: crear áreas delimitadas para narcotraficantes.

Los espacios, rectángulos rosas dibujados en el suelo, aparecieron el pasado 8 de mayo como un intento por mantener a los vendedores alejados de los transeúntes y de las familias.

Sin embargo, la decisión del director del parque, Cengiz Demirci, por ahora ha tenido más impacto mediático que efectos en la convivencia del entorno.

"En lugar de luchar contra el crimen de la droga, el tráfico de drogas se está normalizando", dijo Burkard Dregger, político de la CDU de Berlín.

Demirci explicó a los medios de comunicación berlineses que no se trata de una medida orientada a la legalización de la venta de drogas.

"Sólo queremos que la gente no sea molestada cuando esté en el parque, y que no se le pregunte constantemente si quiere comprar drogas", aclara.

Desde hace varios años, el parque está en el punto de mira por el frecuente tráfico de drogas. La ciudad ha estado debatiendo cómo resolver el problema, pero aún no se ha encontrado ninguna solución.

Después de que la pintura rosa apareciera en el parque, la oficina de distrito de Friedrichshain-Kreuzberg se lavó las manos inmediatamente.

"Hacer estas marcas fue una propuesta de mejora inadecuada", dijo la portavoz Sarah Lühmann a Euronews.

Según Lühmann, las zonas designadas estaban obsoletas y la ciudad no tenía intención de legitimar o incentivar la venta de drogas.

"Además, la lucha contra la delincuencia relacionada con las drogas es principalmente responsabilidad de la policía", añadió.

¿Esto es una broma?

Al principio, la población pensaba que las líneas rosas eran una broma o que hacía parte de un proyecto artístico.

"Pensé que era una obra de arte. Un poco como el trabajo de Schlingensief. Pero, como intento directo de resolver el problema de las drogas, esto es, por supuesto, ridículo", dice Christoph Hager.

El joven de 45 años, que a menudo visita el parque con su hija, dijo que no ha tenido ni una sola experiencia negativa. Su novia, sin embargo, se queja de que los vendedores de drogas le han ofrecido drogas repetidas veces a pesar de sus negativas.

Hager también está interesado en visualizar el punto de vista de los vendedores en el debate.

"Probablemente la situación es generalmente difícil para la gente que viene a Berlín. Sería triste que surgiera una sociedad de dos niveles, en la que los migrantes tuvieran que llevar una vida en el inframundo", declaró.

Otros padres están de acuerdo con Hager.

Isabel Feifel lleva a menudo a sus hijos de cuatro y siete años a "Görli", el nombre que los berlineses han dado al parque.

Feifel dijo que el problema era un reflejo de la falta de integración de las personas.

"Muchas personas se dedican a la venta de drogas debido a su precaria situación y a la falta de un permiso de trabajo legal", dijo.

Ninguno de nosotros quiere vender drogas

Hasta hace dos años y medio, un hombre que prefiere permanecer en el anonimato, vendía drogas en el parque porque no tenía permiso de trabajo.

Como muchos migrantes que llegan a Alemania desde países africanos, dice que notó una gran tolerancia a nivel social hacia su persona, pero no logró obtener un permiso de trabajo.

"Ninguno de nosotros quiere vender drogas voluntariamente", precisa.

Sólo después de casarse pudo empezar a trabajar legalmente.

Hoy, trabaja en la recepción de un hotel. Él cree que el gerente del parque, Demirci, roció las superficies con pintura solo para llamar la atención de los medios de comunicación.

Política de tolerancia cero "infructuosa"

Hasta el año 2016, aproximadamente, existía una política de tolerancia cero hacia los traficantes de drogas, pero esto no detuvo el problema.

La policía solía perseguir a los vendedores de drogas e incluso confiscaban porros individuales. Muchos residentes pensaron que la presencia de la policía era más censurable que la de los vendedores.

"La policía que persigue a la gente en el parque es peor que la gente que vende drogas", dijo Lucie Bauer, una visitante frecuente, a Euronews.

Durante este período de controversia, la oficina del distrito ha aprovechado la oportunidad para promover sus esfuerzos para mejorar el parque. Desde 2016, la oficina se ha esforzado por hacer el parque más agradable para todos los usuarios.

Por ejemplo, se han instalado nuevos inodoros.

Además, la oficina del distrito ha creado un consejo del parque compuesto por el administrador del parque, los residentes locales y los usuarios del parque.

En un comunicado de prensa, la oficina del distrito explicó que el color utilizado para dibujar rectángulos es soluble en agua.