Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.

Última hora

Última hora

Theresa May apura sus opciones de convencer al Parlamento

Theresa May apura sus opciones de convencer al Parlamento
Tamaño de texto Aa Aa

En medio de los rumores de una revuelta dentro su propio gabinete que podría derribarla como primera ministra, Theresa May defendió este miércoles en el Parlamento la última versión de su plan de Brexit. En su intento desesperado de convencer a la Cámara , May abre la puerta en este nuevo acuerdo a la posibilidad de llevar a cabo un segundo referéndum.

"Rechazar este acuerdo y todo lo que tenemos ante nosotros supone más división y estancamiento", explicaba May a los diputados. "Nos arriesgamos a salir sin ningún trato, algo contra lo que esta Cámara está claramente en contra. Nos arriesgamos a detener todos juntos el Brexit, algo que el pueblo británico simplemente no toleraría. Y nos arriesgamos a crear más división en un momento en que necesitamos actuar juntos por el interés nacional".

Los laboristas, un muro infranqueable

Está previsto que el Parlamento británico vote sobre este acuerdo a principios de junio y a estas alturas parece muy poco probable que, incluso con las últimas promesas de la primera ministra, los laboristas vayan a dar su brazo a torcer:

"Ningún diputado laborista puede votar a favor de este acuerdo sobre las promesas de una primera ministra a la que sólo le quedan unos días de trabajo" justificaba Jeremy Corbyn. "Incluso si la primera ministra pudiera cumplir sus promesas, el acuerdo que nos presenta no representa un compromiso genuino. Su plan de diez puntos está plagado de contradicciones y sueños imposibles."

Además de un posible nuevo referéndum, el nuevo texto de May incluye varios puntos exigidos desde hace meses por la oposición como por ejemplo más medidas sobre el medio ambiente y más derechos para los trabajadores. Pero la frontera entre las dos Irlandas sigue siendo el punto clave que hace imposible el entendimiento entre los dos lados de la Cámara de los Comunes.