Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Un Brexit tóxico para Theresa May

Un Brexit tóxico para Theresa May
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

El 13 de julio de 2016, Theresa May se convirtió inesperadamente en primera ministra de Reino Unido. Ha sido la segunda mujer en ocupar ese cargo después de Margaret Thatcher.

No quería ser simplemente la primera Ministra del Brexit, prometió reequilibrar la sociedad británica cuando entró por primera vez en el número 10 de Downing Street.

"Al abandonar la Unión Europea, desarrollaremos un papel nuevo, positivo y audaz tanto a nivel interior como de cara al mundo y haremos de éste un país que trabaje no sólo para unos pocos privilegiados, sino para todos y cada uno de nosotros", señalaba Theresa May en su primer discurso en julio de 2016

En enero de 2017, Theresa May anunció en Lancaster House que el Reino Unido saldría del mercado único y firmaría nuevos acuerdos comerciales, eliminaría la jurisdicción del Tribunal de Justicia Europeo y reduciría la inmigración.

"No entramos en estas negociaciones esperando el fracaso, sino anticipando el éxito. Porque somos una gran nación a nivel mundial, con mucho que ofrecer a Europa y al mundo", destacaba en aquel momento May.

En marzo de 2017, los diputados votaron a favor de activar el Artículo 50, y comenzaron dos años de negociaciones.

Al mes siguiente, después de sucesivas negativas, Theresa May sorprendió a Westminster al convocar elecciones para un nuevo mandato. Sin embargo, pueblo británico le mostró la tarjeta amarilla. Tras una campaña agresiva, interrumpida por los atentados terroristas de Manchester y Londres, May perdió la pequeña mayoría que tenía en el Parlamento.

Es a finales de verano del año pasado cuando se empieza a cuestionar su labor como primera ministra británica. Fue entonces cuando dio un llamativo discurso sobre el déficit que se convirtió en viral.

Las negociaciones con la Unión Europea han llevado mucho tiempo. No fue hasta noviembre de 2018 cuando Londres y Bruselas llegaron finalmente a una propuesta de acuerdo de salida.

No consiguió suficientes votos y Theresa May tuvo que retirar el acuerdo que se había preparado con la Unión Europea de la Cámara de los Comunes. Era diciembre, el mes en el que ella también se tuvo que enfrentar a un voto de desconfianza en su propio partido.

Sobrevive a la oposición interna, pero al mes siguiente pasa por la humillación de tener la mayor derrota de un gobierno en la Cámara de los Comunes.

Trato de llevar otros dos acuerdos de salida al Parlamento, sin éxito. Ni siquiera la promesa de que renunciaría fue suficiente para convencer a la mayoría de los parlamentarios.

Con la fecha de salida impuesta por el artículo 50 a la vuelta de la esquina y el Parlamento bloqueado, los diputados obtuvieron los votos para mantener el control del Brexit y Theresa May se vio obligada a pedir un aplazamiento para evitar una salida desordenada de la Unión Europea.

Sin opciones y con el nuevo plazo agotado, la Primera Ministra, desesperada por la oposición interna, anuncia negociaciones con el líder laborista Jeremy Corbyn para conseguir un Brexit más suave.

Theresa May será recordada por su resistencia a las adversidades. También por ese humor y esos bailes antes de algunos discursos

Los críticos apuntan que la líder conservadora ha pasado gran parte de su mandato centrada en el Brexit, más que -en su opinión- unir al partido, al Parlamento o al país. A pesar de su esfuerzo por ser más que eso, Theresa May, será recordada como la Primera Ministra del Brexit.