Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Los migrantes se apresuran a entrar en México

Los migrantes se apresuran a entrar en México
Derechos de autor
REUTERS/José Cabezas
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Siguen pasando. Los migrantes centroamericanos se apresuran a cruzar el río Suchiate, entre Guatemala y México, antes el anunciado refuerzo militar. México va a desplegar en esta frontera unos 6.000 efectivos de la Guardia Nacional, en virtud del acuerdo migratorio alcanzado con Estados Unidos.

Por el momento, los efectos de la medida aún no son perceptibles, según un comerciante de la zona. "Siguen pasando -asegura-. Tienen intervalos. Pasan cada 72 horas. Según como se estén organizando, pero siguen pasando".

México también va a aumentar el número de policías fronterizos en Tapachula, primera parada de los migrantes en su camino hacia Estados Unidos.

"Es una medida bien grosera -opina un migrante hondureño-. La verdad es que, como seres humanos y como centroamericanos, el presidente de México está actuando mal".

El Gobierno de López Obrador ha cerrado el acuerdo migratorio con Washington bajo la amenaza de Donald Trump de imponer aranceles a las exportaciones mexicanas.

Trump asegura que México va a comprar "grandes cantidades de productos agrícolas" a EEUU

Este pacto, aún en negociación, llega cargado de polémica, pues, según señaló Trump en un tuit, incluiría el compromiso de México de comprar "grandes cantidades de productos agrícolas" a Estados Unidos, entre otras medidas.

En otro tuit, el presidente estadounidense asegura que el acuerdo alcanzado incluye elementos que aún no se han anunciado.

El acuerdo conlleva también que los solicitantes de asilo permanecerán en México mientras se tramitan sus casos en Estados Unidos, algo que puede durar meses o incluso años.

Expertos en migración denuncian que las medidas suponen una militarización de la frontera con Guatemala que no frenará a los migrantes y beneficiará, en cambio, a los traficantes de seres humanos, que aumentarán sus tarifas y buscarán nueva rutas de paso.