Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora
Se cumplen 80 años de la última ejecución pública por guillotina en Francia
Derechos de autor
STF / AFP

Se cumplen 80 años de la última ejecución pública por guillotina en Francia

Un día como hoy hace ochenta años, una multitud se reunió frente a las puertas de la prisión de Saint-Pierre en el centro de Versalles para ver como la guillotina caía sobre el cuello de Eugen Weidmann, un asesino de origen alemán condenado a muerte.

Aquel 17 de junio de 1939, decenas de personas estuvieron presentes para saciar su curiosidad, mientras otros denunciaban tal espectáculo indigno de una sociedad civilizada. La mayoría entró en un estado de histeria.

Generalmente, las ejecuciones tenían lugar antes del amanecer pero los preparativos se habían retrasado en Versalles y Weidmann se encontró frente a una multitud con las manos atadas a la espalda y la camisa cortada, dejando deliberadamente descubierta la zona de su cuello.

STF / AFP

La luz permitió a los reporteros tomar fotos e incluso filmar: lo que la convierte en la mayor serie de imágenes de una ejecución nunca antes realizada.

Pero las imágenes que fueron difundidas en el extranjero dieron una imagen sombría de Francia y la predisposición de los franceses había sido tema de debate durante ya varias décadas atrás.

Un testimonio bastante peculiar de la histeria que reinó el 17 de junio de 1939

Christopher Lee, el futuro actor, asiste al "show". Fue llevado allí por un periodista, un amigo de su familia. A los 17 años, el británico, que más tarde interpretaría a Drácula en el cine, no sabía qué esperar. Años más tarde, Christopher Lee dijo a France Culture en 1998 que no podía ver el espectáculo. "Giré la cabeza, pero oí", dijo, imitando el sonido de la cuchilla que caía sobre la cabeza del condenado.

En su autobiografía "El Señor de los desórdenes", daría más detalles sobre este día. En su libro, describe la "poderosa ola de gritos y gritos" que se elevó de entre la multitud al llegar el condenado. Después del asesinato, también relata que los espectadores "corrieron hacia el cuerpo con gritos horribles. Algunos no dudaron en mojar pañuelos y bufandas en la sangre derramada en el pavimento como recuerdo".

Basándose en un informe del Jefe de Gobierno, el presidente Albert Lebrun decidió eliminar "la publicidad las ejecuciones capitales" puesto que los asesinatos públicos no tuvieron el "efecto moralizador" esperado.

AFP

Fue así como se promulgó un decreto el 24 de junio de 1939, el que estipulaba que la "la ejecución se llevará a cabo dentro de los límites de la prisión" y que sólo se permitirá la asistencia de unas pocas personas (magistrados, abogados, agentes de policía, ministro de religión, médico).

A partir de esta fecha, la guillotina sólo era utilizada en los patios de las prisiones, generalmente cubiertos con un toldo de color negro. La última ejecución de un condenado a muerte en Francia tendrá lugar el 10 de septiembre de 1977. Ese día, Hamida Djandoubi fue guillotinado en la prisión de Baumettes en Marsella. La pena de muerte fue abolida definitivamente tras la promulgación, el 9 de octubre de 1981, ley aprobada por el Ministro de Justicia socialista, Robert Badinter.

"Mañana, gracias a ustedes, la justicia francesa ya no será una justicia asesina. Mañana, gracias a ustedes, no habrá más ejecuciones furtivas en las cárceles francesas al amanecer, bajo el dosel negro, para nuestra vergüenza común. Mañana, las páginas sangrientas de nuestra justicia se pasarán".
Robert Badinter
Discurso sobre la abolición de la pena de muerte en el Parlamento. 17 de septiembre de 1981.