Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

El socialista español Josep Borrell, ¿un jefe de la diplomacia europea poco diplomático?

El socialista español Josep Borrell, ¿un jefe de la diplomacia europea poco diplomático?
Derechos de autor
REUTERS/Yiannis Kourtoglou/File Photo
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

El socialista Josep Borrell, en virtud de Ministro de Asuntos Exteriores de España, calificó hace unos pocos meses a Rusia de "viejo enemigo" y de "amenaza" en una entrevista que tensó las relaciones entre Madrid y Rusia.

"Tenemos un nuevo mundo que no habríamos podido imaginar hace cinco años. Trump no era presidente, no había Brexit (...) Han cambiado muchas cosas. Nuestro viejo enemigo, Rusia, vuelve a decir aquí estoy yo, y vuelve a ser una amenaza, y China aparece como un rival", dijo entonces este político catalán con una larga trayectoria, tanto en la política española como europea.

Las declaraciones, recogidas por "El Periódico" el pasado 23 de mayo, provocaron que el embajador español en Rusia, Fernando Valderrama, fuera citado al Ministerio de Asuntos Exteriores en Moscú en protesta por la "inamistosa" afirmación.

Hoy, este encontronazo diplomático alcanza una nueva dimensión a la luz del nuevo cargo que ostentará Borrell, de ser avalado por el Parlamento Europeo (PE). Como alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, será el rostro de la UE para mejorar las relaciones con el Kremlin.

Catalán antiindependentista

Esta no es la primera vez que Borrell tiene una salida poco diplomática. Azote del independentismo catalán, comparó a Oriol Junqueras, expresidente del Gobierno de Cataluña en prisión preventiva por la declaración unilateral de independencia de 2017, con el párroco de su pueblo. "Era de la misma arquitectura física y mental", señaló en un mitin político.

De hecho, su candidatura a uno de los más altos puestos de la UE ha generado una oleada de críticas en las redes sociales por parte de los partidarios de la independencia de Cataluña, que han utilizado la etiqueta #StopBorrell en señal de protesta en Twitter.

Lee | Duelo de catalanes a nivel europeo

Jorge Juan Morante, politólogo y analista de asuntos europeos, explica a Euronews que la cruzada del por ahora ministro español de Asuntos Exteriores contra el independentismo catalán no influiría en la postura del bloque, que además siempre ha sido favorable a la posición del Gobierno de España.

"La Comisión siempre ha respetado la soberanía de España y no ha intervenido. No creo que varíe mucho la situación con Borrell o sin él", señala.

Contra su designación, también ha salido a flote una entrevista con la televisión alemana Deutsche Welle del pasado mes de marzo que Borrell abandonó ofendido tras unos minutos de tensa discusión con el presentador por el pulso independentista catalán.

"Matar a cuatro indios"

A su lista de declaraciones polémicas se une otro comentario desafortunado, y reciente, sobre la historia de Estados Unidos.

"Lo único que habían hecho era matar a cuatro indios pero aparte de eso fue muy fácil", afirmó en una conversación informal sobre el futuro de Europa con profesores y alumnos de la Universidad Complutense de Madrid, el pasado mes de noviembre.

Morante señala que a veces el problema es que los perfiles "demasiado políticos, no son muy diplomáticos", pero cree que Borrell ha ganado experiencia como jefe de la diplomacia española del Gobierno de Pedro Sánchez. "Eso puede suavizar lo que es su perfil y que modere sus comentarios", añade y señala que también dependerá de su gabinete de asesores.

Un extenso currículum político

Precisamente, fue Sánchez quien, al ofrecerle el Ministerio de Asuntos Exteriores, le devolvió a la primera plana de la política española, después de unos años en los que se mantuvo alejado.

Borrell es uno de los políticos más veteranos del Partido Socialista español: fue ministro de Obras Públicas y Transportes durante la presidencia de Felipe González, a inicios de la década de 1990, y aspiró a liderar el partido en las primarias de 1998, aunque decidió renunciar.

Tampoco es un desconocido en la alta esfera de Bruselas, sino todo lo contrario: entre 2004 y 2007, fue presidente del Parlamento Europeo.