Última hora

Tomasa, líder de la Revolución de los Colores de La Paz

Tomasa, líder de la Revolución de los Colores de La Paz
Derechos de autor
REUTERS/David Mercado
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

En la ciudad boliviana de La Paz una Revolución de los Colores está en marcha liderada por una mujer de brochas tomar. Una indígena que cargada de determinación está transformando Chua Uma, un barrio colgado literalmente de la montaña.

Ella se llama Tomasa Gutiérrez y ha movilizado a las otras mujeres del vecindario que son, dice, son las únicas que saben lo que el barrio necesita.

"Estas mujeres sabemos la historia de aquí, de nuestra zona, sabemos las necesidades de esta zona. Así los varones son visitas no más, porque ellos llegan en la noche, y en la mañanita también se van, pero quienes lo sufrimos somos nosotras, por eso nos hemos puesto manos a la obra y al mandato de una mujer también, a mejorar nuestras calles, a mejorar nuestras varandas, porque nosotras sabemos las necesidades, las mujeres sabemos lo que nos hace falta aquí", explica Tomasa.

REUTERS/David Mercado

Una revolución de la alegría que llena de orgullo a los vecinos

Dicho y hecho, las mujeres se han puesto a pintar muros y suelos en una explosión de mil colores, que ha desterrado el marrón del adobe. También limpian y arreglan todo lo que está en mal estado. Una mejora general que inyecta alegría y enorgullece a los vecinos.

"Yo digo, tan lindos colores es una alegría realmente, para mí personalmente", afirma la presidenta del Consejo Vecinal.

Tomasa no solo ha coloreado el vecindario, también encontró una artista local para crear murales con representaciones de la cultura indígena aimara, así como frases de motivación tanto en aimara como en español.

REUTERS/David Mercado

Tomasa no tiene estudios, pero acumula seis décadas de sabiduría que ha puesto al servicio de los suyos.

"Me he empezado a pulir cuando ya he empezado a ser ejecutiva aquí en la ciudad del Alto. ¡Tenía que sacar cara por tanta gente me ha apoyado! Entonces he empezado poco a poco y ¡ahora ya me gusta! -dice riéndose-. Ahora en el día yo misma me valoro, porque yo no he pasado por un colegio, si he pasado no he entrado, pero yo a mí me valoro, yo pienso que para mi familia también soy ejemplo. Nunca hay que ver la necesidad de uno, sino la necesidad de nuestra gente".

Esta mujer es el ejemplo de cómo una persona puede convertirse, gracias a su determinación y a su amor por el prójimo, en el motor de una auténtica revolución local, una revolución incruenta que solo busca la felicidad.

REUTERS/David Mercado
Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.