Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Polonia, un país atado al carbón

Polonia, un país atado al carbón
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Con el verano tocando a su fin, millones de hogares polacos vuelven a echar mano de combustibles fósiles, como el carbón, para calentarse.

"En Polonia, el carbón sigue siendo lo más barato. La calefacción de gas es, aproximadamente, un 50% más cara", explica Stanislaw Orman, vecino de Żarki.

Durante siglos, el carbón ha sido el recurso energético básico no sólo en los hogares, sino también en la industria. El año pasado, Polonia produjo 63 millones de toneladas. La energía solar o eólica son solo fuentes complementarias. Desde hace años hay un debate en el país sobre el carbón y el medio ambiente.

"Por la seguridad económica y la seguridad de nuestros ciudadanos, decimos: por supuesto, vamos hacia las fuentes de energía renovables, nos preocupamos por el clima, queremos implementar las últimas tecnologías, ¡pero no podemos permitirnos el riesgo de apagón!", dice Grzegorz Tobiszowski, eurodiputado de Ley y Justicia.

Así que el carbón sigue siendo el pilar del sistema energético, aunque apoyado por las energías renovables. Y esto no va a cambiar en breve en Polonia.

"Seguimos siendo un país en desarrollo, poniéndonos al día con el pasado. Debemos recordar esto y este aspecto económico es extremadamente importante para nosotros. Y es más: los lugares de trabajo siguen todo esto", asegura Pawel Bogacz, AGH Universidad de Ciencia y Tecnología de Cracovia.

Hoy por hoy, unas 130.000 personas trabajan en la minería polaca. El Grupo Polaco de Minería es la compañía más importante en la región de Silesia. La mayoría de sus 42.000 empleados trabajan bajo tierra.

"Un puesto en la minería genera cuatro empleos en el entorno minero. Así que realmente estamos hablando de 300.000 personas asociadas con esta industria", cuenta Tomasz Glogowski, Grupo Minero Polaco.

En Silesia, se trabaja en la mina de generación en generación. Pero, ¿se puede vivir sin el carbón?

"¡Es algo inimaginable! ¡Sin carbón Silesia se desmoronará, tendremos un segundo Detroit aquí!", afirma Lukasz Ostrowski, minero de la mina Staszic.

Y esto no es una exageración. Toda la economía está construida sobre la industria del carbón.

"Hay una ciudad en Silesia: Bytom, una vez grande, ahora pequeña, que se ha derrumbado completamente. Los precios de los inmuebles cayeron a 200 euros por metro cuadrado. Si se tomara la decisión de cerrar rápidamente las minas ¡Silesia dejaría de existir!", sentencia Maria Trepinska, experta en minería.

Es algo que está en la mente de todos los políticos, ya que ganar las elecciones en Silesia es crucial para ganar el país.

"Las energías renovables por sí solas no son capaces de satisfacer las necesidades energéticas polacas. Los enormes recursos de carbón y la falta de centrales nucleares hacen que Polonia no pueda permitirse el lujo de renunciar al carbón en las próximas décadas. La pregunta sigue siendo, ¿podrá hacerlo a largo plazo?", señala Leszek Kabłak, periodista de Euronews.