Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Geel, el pueblo que acoge enfermos mentales

Geel, el pueblo que acoge enfermos mentales
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Cindy ha recuperado su equilibrio personal gracias a su familia de acogida. Desde hace tres años, vive en una granja-escuela donde ayuda con las clases de equitación.

Se trata de un proyecto terapéutico en el que familias normales, sin formación específica, albergan a pacientes con enfermedades mentales o discapacidades intelectuales.

Y para Cindy el resultado es claramente positivo. "Soy más independiente y tengo más confianza en mi misma. No llevar marcado en la frente que soy una loca es muy importante para mi", explica.

Entre Cindy y su madre de acogida hay complicidad. Nancy Van Bael le abrió las puertas de su casa porque le gusta ayudar y también porque soñaba con tener una familia numerosa. Y lo ha conseguido: tiene tres hijos y, aunque reconoce que la convivencia no siempre es fácil, funciona.: "A veces es difícil porque ya tienes una familia y tienen que aceptar a un extraño. Pero una vez hecho, es como una familia normal. Cindy ya forma parte de nuestra familia", nos cuenta.

La familia recibe una aportación económica de unos 20 euros al día que le ayuda a cubrir los gastos. Pero sobretodo, sabe que puede llamar para pedir ayuda a cualquier hora del día o de la noche.

El proyecto se coordina desde el Centro de Cuidados Psquiátricos OPZ, y el tratamiento incluye una buena dosis de inclusión social. "Uno de los beneficios del sistema es que trata el estigma", afirma Wilfried Bogaerts, psicólogo y coordinador del proyecto. "El hecho de que las familias de acogida abren su vida familiar a personas con un problema mental, muestra a otras personas que no pasa nada y que tener un problema mental es algo que puede ocurrir a cualquiera y que puede ser superado".

Actualmente, hay 185 pacientes alojados en otras tantas familias. Todas ellas concentradas en un pequeño pueblo del norte de Bélgica, llamado Geel. Y no es una casualidad. La localidad cuenta con una leyenda que se remonta al siglo VII y que cuenta que una princesa irlandesa llegó hasta aqui escapando de su padre que quería casarse con ella.

La princesa murió decapitada a manos de su padre incestuoso, pero logró sacar la locura de su mente. Sus poderes sanatorios la convirtieron en Santa Dimpna y el pueblo se convirtió en un centro de peregrinación para enfermos mentales. La gente empezó naturalmente a acogerles en sus casas.

Ahora, y bajo estricto control médico, Geel alberga un proyecto psquiátrico en el que Cindy y otros enfermos, incluso con desórdenes psicóticos, son bienvenidos.