Última hora
This content is not available in your region

La eurocámara veta a la candidata francesa a comisaria europea

euronews_icons_loading
La eurocámara veta a la candidata francesa a comisaria europea
Derechos de autor  REUTERS/Francois Lenoir
Tamaño de texto Aa Aa

Las audiencias del Parlamento europeo se han cobrado una nueva víctima, la francesa Sylvie Goulard.

Este jueves, la nominada a comisaria para el Mercado Interior ha sido rechazada, por segunda vez, por los eurodiputados.

Sobre ella pesa su implicación en un escándalo de empleos ficticios. Así es como se ha defendido:

"No estoy acusada y por tanto simplemente les pido que tengan en cuenta los hechos y que tomen una decisión coherente. Entre los principios que ustedes han citado está el de la integridad de los políticos, que es importante, pero también lo es la presunción de inocencia", ha dicho Gourlard.

La candidata francesa no ha sido cuestionada por sus capacidades profesionales, sino por su integridad. Esta siendo investigada por las autoridades francesas y por la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude por el uso indebido de fondos europeos durante su mandato como eurodiputada. También se considera que hubo conflicto de intereses por su colaboración con un think tank estadounidense.

Ha sido rechazada por una amplia mayoría: 82 eurodiputados han votado en contra, 29 a favor y uno se ha abstenido. Lo que algunos ven como un auténtico desaire al presidente francés Emannuel Macron.

"Es la primera vez que un candidato francés es rechazado, y es la primera vez que un candidato de un país fundador es rechazado. Creo que es una afrenta a Macron y una victoria del Parlamento. A partir de ahora sólo se aceptarán personas irreprochables", ha explicado Thierry Mariani, eurodiputado francés del Grupo Identidad y Democracia.

La Eurocámara también ha vetado a los candidatos de Hungría y Rumanía, lo que podria retrasar la aprobación de la nueva comisión de Ursula Von der Leyen, prevista para el 24 de octubre.

Lee | La candidata francesa, Sylvie Goulard, no convence a los eurodiputados