Última hora

Las caras tras la crisis alimentaria en Níger

Las caras tras la crisis alimentaria en Níger
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

El pabellón infantil del Hospital Nacional de Zinder está extrañamente tranquilo. Los pequeños pacientes se mueven lentamente, más como lo harían los octuagenarios. La mayoría de ellos están desnutridos.

Algunos están luchando por su vida, como Rabé, de 2 años. Pesa poco más de 5 kilos, en lugar de los 11 que debería pesar. Está en coma en la unidad de cuidados intensivos, por las complicaciones asociadas a la desnutrición.

Hawaou Ousmane Madougou, enfermera jefe del Hospital Nacional de Zinder, asegura que "todos los niños que vienen aquí con desnutrición presentan complicaciones. Pueden tener complicaciones respiratorias, metabólicas, neurológicas, digestivas y cutáneas. Vienen aquí con uno o más de estos síntomas".

Los cuidados intensivos se extienden hasta la sala donde docenas de otros pequeños pacientes están recibiendo tratamiento. Bohari tiene tres años y es un caso complejo de desnutrición aguda grave.

"Este niño tiene una tos y una infección respiratoria con una frecuencia respiratoria alta. También presenta diarrea que causó una deshidratación severa", cuenta la enfermera.

Bohari pesa 7,4 kilos en lugar de 12. Necesitará pasar unas dos semanas en el hospital para recuperar fuerzas.

"Tengo seis hijos y dos han sufrido desnutrición aguda grave. Es porque no produzco suficiente leche porque no tengo suficiente para comer", explica su madre Amina Chaibou.

El hospital nacional de Zinder admite entre ocho mil y nueve mil niños gravemente desnutridos como Rabé y Bohari cada año. En Níger, la malnutrición sigue matando a 38.000 niños cada año.

Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.