Última hora

Evo Morales aboga por el diálogo para terminar con la grave crisis en Bolivia

Una mujer reacciona cerca del ataúd de una de las víctimas que murió durante los enfrentamientos del viernes en Cochabamba, Bolivia, el 16 d
Una mujer reacciona cerca del ataúd de una de las víctimas que murió durante los enfrentamientos del viernes en Cochabamba, Bolivia, el 16 d -
Derechos de autor
Reuters / Danilo Balderrama
Tamaño de texto Aa Aa

Luto e indignación en Cochabamba. El fallecimiento de nueve cocaleros (balance que se reduce a cinco muertos según fuentes del actual Gobierno) en el transcurso de una marcha hacia la capital de la región homónima boliviana, ha agravado todavía más la crisis en el país. Familiares y amigos de los fallecidos señalan a la Policía y el Ejército como autores de las muertes, cuando manifestantes afines a Evo Morales intentaban entrar en la ciudad.

"En Cochabamba, todos estamos de luto porque varios compañeros fueron asesinados como animales. No hay justica. Simplemente, aquí, la verdad periodística ya no existe. No hay prensa objetiva. La prensa que queda es favorable a los intereses de la derecha", afirma un ciudadano en Cochabamba.

Ante esta escalada de la violencia en la región de Cochabamba, el Gobierno interino de Jeanine Áñez mantiene que no está clara la procedencia de los disparos, ya que los policías y militares mantienen desde el pasado lunes operativos conjuntos para mantener el orden.

Un equipo forense enviado por la fiscalía investigará el suceso que cuenta con más de un centenar de heridos y cerca de doscientos detenidos.

Tras estos sucesos, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos elevó a 23 el número de muertos y a 715 el de heridos en total de casi un mes de protestas.

Por su parte, Áñez y Morales se cruzan reproches por la violencia en redes sociales, donde la presidente interina expresó: "duele tanta violencia, duele la muerte, Bolivia merece vivir en paz". Sin embargo, su Gobierno ha sido denunciado por la CIDH debido a un decreto que exime a las fuerzas del orden de responsabilidad penal si actúan "en legítima defensa o en estado de necesidad" y bajo criterios de "legalidad, absoluta necesidad y proporcionalidad".

El Ejecutivo de Áñez respondió que no supone una "licencia para matar" y se enmarca en la Constitución y las leyes del país.

En una sesión poco habitual en el Parlamento, el Partido Movimiento al Socialismo de Morales (MAS), pidió a sus seguidores calma mientras agilizan la organización de nuevas elecciones en el Parlamento, donde son mayoría.

Temeroso de que se produzca una guerra civil en Bolivia, Evo Morales trata de disuadir a sus simpatizantes para que acepten el diálogo con el Gobierno de transición y termine la confrontación. Además, el expresidente boliviano ve favorable que el Ejecutivo español y otros miembros de la UE medien para tratar de terminar con la grave crisis en su país.

El día en donde todo comenzó

Bolivia atraviesa una de las peores crisis políticas y sociales de su historia reciente, desde que el día siguiente de las elecciones comenzaron las denuncias de fraude en los comicios tras los que Morales fue luego proclamado vencedor para un cuarto mandato consecutivo.

El que fuera presidente del país durante casi catorce años anunció el pasado domingo su renuncia tras un informe de la Organización de Estados Americanos sobre graves irregularidades en los comicios, lo que sumió al país en el caos.

Morales salió al día siguiente hacía México y el martes pasado Áñez, una senadora hasta entonces opositora, asumió el poder de forma provisional hasta unas nuevas elecciones.

Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.