Última hora

Rusia: ¿Por qué la extrema derecha ha matado cuatro veces más que en Europa?

Rusia: ¿Por qué la extrema derecha ha matado cuatro veces más que en Europa?
Derechos de autor
Attivisti di estrema destra a Kiev, Ucraina, il 1 ottobre 2019 - REUTERS/Valentyn Ogirenko
Tamaño de texto Aa Aa

Por cuarto año consecutivo, se ha reducido el número de muertes causadas por terrorismo a nivel mundial. En cambio, en Europa Occidental, Oceanía y Norteamérica el número de atentados motivados por ideologías de extrema derecha ha aumentado en un 320% desde 2014. Así lo revela el Índice Global de Terrorismo Anual del Instituto de Economía y Paz.

Sin tener en cuenta los ataques que causaron víctimas en 2019, como el atentado de Halle, en Alemania, en 2018 el número de atentados mortales vinculados a la extrema derecha en Europa Occidental se ha igualado con el de Rusia, donde el problema es históricamente mucho más grave.

En los últimos 20 años, en el país liderado por Putin, se han producido 486 atentados mortales vinculados al extremismo de derecha: cifra cuatro veces mayor que los ocurridos en el oeste de nuestro continente (109) y en los Estados Unidos (113).

Entre 2000 y 2017, la tasa de violencia por millón de habitantes en Rusia era siete veces mayor que en Europa. Incluso más que Alemania (x4) y Suecia (x2), los estados que han sufrido los ataques más violentos por parte de ultras de la extrema derecha.

Estas cifras surgen de un estudio de Jacob Aasland Ravndal y Johannes Due Enstad, del Centro de Investigación sobre Extremismo de la Universidad de Oslo. Los dos académicos tuvieron en consideraron únicamente los ataques que causaron víctimas mortales, para obviar el problema de las diferentes categorizaciones transnacionales y la falta de datos sobre ataques que no causaron muertes.

¿Por qué el extremismo de derechas causó más muertes en Rusia que en Europa?

Según Enstad, se debe a una combinación de los siguientes factores:

  • Presencia de una subcultura de skinheads: El caos socioeconómico a raíz del colapso de la Unión Soviética en los años 90 y la transición a una economía de mercado "ha creado un terreno fértil para una cultura subterránea de skinheads, especialmente en las grandes ciudades", indica Enstad. "Una red formada por pequeñas bandas o amigos que se reúnen para atacar a inmigrantes, graban sus ataques con los móviles y suben las imágenes a Internet para ser más populares en su círculo.
  • Flujo de inmigrantes de Asia Central y el Cáucaso: Debido al auge económico la inmigración a incrementado. Los nuevos trabajadores inmigrantes de las zonas más pobres de la antigua Unión Soviética se han establecido principalmente en grandes ciudades como Moscú, San Petersburgo y Ekaterimburgo. "Skinheads, grupos nacionalistas y racistas reaccionaron violentamente con la llegada de los extranjeros. Además, el sentimiento nacionalista ha crecido en la población", continúa Enstad.
  • El autoritarismo de Putin: Este sentimiento no ha encontrado representación en el parlamento, sobre todo debido al dominio autoritario de Putin sobre los partidos de la oposición. "Los nacionalistas radicales no tienen representación política. Por eso, los líderes de los skinheads justifican que tienen que salir a la calle porque los políticos no les escuchan”, dice el académico noruego.
  • Un discurso público más permisivo: en Rusia "si lo comparamos con occidente, en Rusia no está mal visto expresar ideas racistas". “Los jóvenes pueden hacer este tipo de comentarios exponiéndose a una menor estigmatización social que los occidentales", concluye Enstad.

Según el Centro Noruego de Investigación sobre el Extremismo, el campo de cultivo del terrorismo son lo que los estudiosos llaman anocracias, o formas intermedias de gobierno entre la democracia y la dictadura. Precisamente porque, tanto en una democracia como en un Estado autocrático, los niveles de violencia terrorista son más bajos, aunque no sea por las mismas razones.

Desde 2009, sin embargo, Putin ha puesto en marcha una represión policial contra la violencia extremista y nacionalista. Sobre todo, porque se ha atacado a abogados, líderes de la sociedad civil e incluso a miembros de la policía.

"Las autoridades rusas han invertido en la lucha contra los skinheads y han conseguido encarcelar a muchos”.

Hoy en día, en Rusia Unida (el partido de Putin) la derecha está dividida en dos facciones: los "putinistas", en su mayoría, y los críticos con el presidente, acusados de mostrar tolerancia hacia los inmigrantes y de no representar la causa etnonacionalista.

La brecha se ha ampliado aún más desde 2014, cuando, tras la invasión de Crimea, los nacionalistas rusos se dividieron aún más entre los que apoyaron la operación militar y los que querían exportar la revolución ucraniana Euromaidan también a Moscú para derrocar al gobierno de Putin. Todos sabemos lo que pasó.

Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.