Última hora

A bordo del 'Aita Mari' | "Sabemos que podemos morir en el mar, pero es mejor que seguir en Libia"

A bordo del 'Aita Mari' | "Sabemos que podemos morir en el mar, pero es mejor que seguir en Libia"
Derechos de autor
Javi Julio - Javi Julio
Tamaño de texto Aa Aa

El Aita Mari ha rescatado a 78 personas que viajaban a la deriva en un bote de goma en el Mediterráneo Central. A mediodía, una de las voluntarias médicas ha divisado un bote de goma a la deriva en el horizonte y el barco de rescate ha puesto en marcha una de sus lanchas de salvamento.

En el interior del bote de goma viajaban 78 personas, 11 eran menores y 8 mujeres, una de ellas embarazada de 8 meses. Cuando fueron contactados por el equipo de rescate de Salvamento Marítimo Humanitario (SMH) el bote se encontraba a la deriva, con el motor estropeado.

Sus ocupantes informaron de que llevaban 22 horas desde que salieron de la costa Libia, pero sin rumbo definido y sin ningún tipo de instrumento que les ayudara a guiarse en la navegación, “Mirad hacia la luna, y seguid en esa dirección” fue lo único que les dijeron los contrabandistas libios al salir de la playa, afirma Emeka, un nigeriano de 37 años que viajaba acompañado de su mujer.

“Sabemos que podemos morir en el mar”, cuenta Ismail, un somalí de 25 años que iba a bordo del bote, “pero es eso mejor que seguir en Libia. Allí persiguen a los negros, nos roban, nos secuestran. Es peor que Somalia”. Junto a él, viaja Mohamed, de 24 años, también somalí. “Nosotros lo hemos intentado 3 veces antes, pero siempre nos han detenido los guardacostas libios. Ahora por fin lo hemos conseguido”, afirma sonriendo.

Mohamed Shaw es un joven de 22, que viene desde Sierra Leona. Él hizo su viaje hasta Bamako, Malí, y de ahí con 30 personas más a bordo de una pick up hasta Libia. “Cuando el coche arranca ya no para. Durante mi viaje se cayeron 3 personas. Y si alguien se cae del coche durante el viaje, se queda en el desierto y muere allí”.

Horas más tarde, cuando todas las personas se encontraban a salvo a bordo del barco, una patrullera de la Guardia Costera libia se ha acercó al Aita Mari y, por radio, pidió información sobre el rescate. Una vez que la información fue facilitada por el primer oficial del barco de rescate, la patrullera libia volvió a su zona.

Tras esto, las personas rescatadas se han situado en popa, y los voluntarios de la ONG vasca les han repartido mantas, botellas de agua y té para pasar la noche.

Javi JulioJavi Julio

Varios avisos de botes durante la noche

A largo de la noche, los tripulantes del barco han recibido varios avisos de otros posibles botes, uno de ellos pinchado, cerca de la zona en la que se ha producido el primer rescate, donde han procedido a realizar una búsqueda sin encontrar nada finalmente.

Tanto el capitán del barco como Iñigo Mijangos, presidente de la ONG que se encuentra a bordo del barco, se han puesto en contacto con todas las autoridades para coordinar su desembarco en un puerto seguro.

“Cualquier cosa es mejor que volver a Libia”, repite Ismail mirando al mar. “Cualquier cosa”.

Con los 78 rescatados por el Aita Mari, durante estos últimos días han sido 366 personas las personas rescatadas a la deriva, sumando las 73 del Open Arms y las 215 que el Ocean Viking ha realizado en varias intervenciones.

Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.