Última hora
This content is not available in your region

Polonia desluce el acuerdo europeo sobre neutralidad climática

euronews_icons_loading
Polonia desluce el acuerdo europeo sobre neutralidad climática
Derechos de autor  REUTERS/Yves Herman
Tamaño de texto Aa Aa

Las sonrisas de los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea apenas si logran ocultar que el acuerdo alcanzado en la cumbre es menos brillante de lo esperado.

Es cierto que se han comprometido ha llegar a la neutralidad climática para 2050, pero también es cierto que un país ha pedido más tiempo: Polonia.

Así lo explicaba la canciller alemana, Angela Merkel: "Un estado miembro, Polonia, no ha podido comprometerse a implementar este objetivo. Por lo tanto, volveremos a debatir el tema en junio del próximo año".

"Esta ha sido una negociación muy difícil", reconocía el primer ministro polaco Mateusz Morawiecki al término de diez horas de debate. Y se felicitaba porque su país podrá llegar a la neutralidad climática a su "propio ritmo".

Pese a ello, el presidente del Consejo, Charles Michel, se felicitaba por el compromiso alcanzado.

Los dos países que en cambio acabaron por ceder y acataron el objetivo fueron Hungría y la República Checa. Eso sí, después de que se incluyera una mención a la energía nuclear como parte de la combinación energética limpia, alegando que no emite dióxido de carbono.

Otro punto importante del acuerdo es la financiación, con la que se pretende garantizar que ningún país se queda atrás en la transición verde que Europa quiere liderar. El Banco Europeo de Inversiones tiene el propósito de apoyar inversiones por valor de un billón de euros. Y la Comisión Europea trabaja en un Mecanismo de Transición Justa con el objetivo de movilizar 100.000 millones de euros.

La cumbre ha estado también marcada por la irrupción de los activistas de Greenpeace, que lograron escalar el edificio donde se reunían los líderes europeos para pedir más ambición.

Y también Papá Noel acudió a la cita invitado por la presidencia finlandesa. Y parece que no las tiene todas consigo en lo que se refiere al cambio climático.

"Sí, sí, estoy preocupado. Ahora tengo que llevar un segundo trineo cuando salgo con los renos porque las cuchillas se desgastan muy rápido. Hay demasiada arena y poca nieve".

El otro tema de la cumbre era el próximo marco financiero de la Unión Europea, pero los líderes europeos se limitaron a tomar nota de la situación actual y pospusieron el debate, que será duro, para una próxima cita.